«El parto de pie fue lo que más costó erradicar»


25/11/2009 02:00 h

La charla que ayer pronunció el doctor pontevedrés en el antiguo Rectorado está basada en su tesis doctoral y en el libro que escribió a raíz de la misma, Ritos del embarazo y el parto en Galicia (Edicións Do Castro). Actualmente ejerce en el complejo hospitalario de Ávila y vive en Madrid. Se formó en Medicina en Santiago y en la historia de esa disciplina con un máster en Londres.

-Los ritos relacionados con el parto no son exclusivos de Galicia.

-No. Casi todos se encuentran en distintos sitios. Para la tesis estuve en Irlanda y encontré que allí también parían en la cocina y ponían paja en el suelo para no manchar. Pero los bautismos intrauterinos no los encontré documentados en ningún otro sitio.

-¿Qué hay de los abortos?

-Se hacían con tallos de perejil. Era una práctica mecánica, se introducía el tallo por la vagina de la mujer. Luego también se utilizaron otras cosas, como agujas de calcetar. Hay otro rito muy extendido que consiste en tomar una infusión preparada con cornezuelo, un hongo que aparece en el centeno. Científicamente, es cierto que provoca contracciones de útero.

-¿Por qué se paría de pie?

-Porque no había camas o había muy pocas. También porque aumentaba la capacidad de contracción. La mujer se ponía de pie y su marido la agarraba por las axilas, normalmente en la lareira, que estaba con brasas y el calor ayudaba a la dilatación. La parteira ayudaba. El parto de pie fue la costumbre que más costó erradicar, según las matronas y médicos a los que entrevisté para hacer la tesis.

-Cuando todos los ritos que usted describe fallaban, ¿a qué se solía atribuir?

-Probablemente, al mal de ojo.

Votación
3 votos