La noche viguesa se recicla a plena luz del día


La curva de la calle de Martín Códax sirvió ayer, al mediodía, de improvisado lugar de tapeo y vermú para las personas que acudieron a la segunda edición de Reciclaxe. Tras el nombre se sitúan una serie de actividades relacionadas con la reutilización de objetos. Mercadillos, exposiciones o talleres fuero muy bien recibidos por las muchas personas que acudieron desde las once de la mañana a los cinco bares nocturnos implicados en la idea. La Casa de Arriba, Vademécum, Lolita, El Monstruo de un Solo Ojo y Soho fueron las aves nocturnas que madrugaron para acoger las diferentes propuestas incluidas en Reciclaje.

Reciclaxe comenzó hace cuatro años en Tui, localidad natal del grupo de amigos que parió la idea. En la ciudad miñota comenzaron realizando esta experiencia en un sala de conciertos, pero el traslado de algunas de las creadoras de la idea a Vigo, trajo consigo la idea. «Comenzamos el pasado año en dos locales de Churruca, el Vademecum y La Casa de Arriba; nos parecía el lugar adecuado porque es por donde nos movemos y conocemos a sus propietarios», explica Ramón. En la primera edición solo participaron La Casa de Arriba y Vademecum, pero el éxito animó a otros locales a acudir a esta cita con los rayos del sol.

Una de las nuevas propuestas de este año fue la realización de un taller de reciclaje destinado a niños. «Propusimos a los niños realizar disfraces con material reciclado y se disfrutaron muchos; lograron realizar trajes de princesas, e incluso de un pulpo», explica Tamara, encargada de la parte artística. En el mercadillo de ropa se podía encontrar de todo, desde marcas conocidos amparadas bajo la denominación outlet, artículos de segunda mano o prendas realizadas por nuevos diseñadores. En los diferentes bares participantes se habilitaron espacios destinados a la venta de complementos, cómics, singles, objetos para el hogar, aparatos electrónicos, y muchas otras cosas. En la exposición concluyeron obras de artistas emergentes con otros ya consagrados. Algunos quisieron asumir el título del encuentro y aportaron obra realizada con materiales de reciclaje. Esta exposición estuvo ubicada en el Ruralita, espacio anexo a la sala Vademecum.

Hace un par de semanas, la sala Vademecum sirvió de anunciadora de las actividades que ayer tuvieron lugar en la zona de Churruca. El reclamo para avisar a los interesados fue la presencia de grupos de sobra conocidos como Nadadora, Elodio y los Seres Queridos, Niño y Pistola, entre otros. La música regresó ayer de la mano, en esta ocasión, de los dj's habituales de estos establecimientos, que prolongaron su habitual jornada para dar calor al evento.

Los organizadores de la jornada, que se prolongó desde las once de la mañana hasta las once de la noche, planearon la realización de un enorme grafiti en un edificio que espera para su demolición. Pidieron el permiso al propietario, que se lo concedió, pero, a última hora, abandonaron la idea para evitar cualquier malentendido. Y eso que el buen ambiente fue la nota predominante. Incluso, algunos vecinos se sumaron a las actividades, y visitaron algunos de los establecimientos incluidos en Reciclaxe 09. Fiesta de fin de fiesta. Las actividades comenzaron a las once de la mañana, y se prolongaron hasta las once de la noche. Doce horas de reciclaje. Para celebrar el buen discurrir de los acontecimientos, los cinco bares participantes prolongaron sus aportaciones, celebrando una fiesta que se prolongó hasta la madrugada. La conclusión de esta segunda edición es muy positiva ya que, no solo aumentaron el número de actividades y de establecimientos participantes, sino que el número de personas que pasaron por la zona ha sido grande. Los organizadores ya piensan en el próximo año.

Votación
3 votos