De Lis llegaría a un pacto para «echar al alcalde de Gondomar»


08/05/2009 02:00 h

«Llegaría a un acuerdo para echar mañana mismo al alcalde de Gondomar». Así de rotundo se manifestó ayer el líder del PSOE, Alfonso de Lis Fiuza, después de valorar la situación política del Ayuntamiento.

El debate sobre una moción de censura en este Ayuntamiento ha quedado abierto después de un «lapsus linguae» que tuvo el líder socialista en el último pleno y que ha hecho temblar al equipo de gobierno en minoría del BNG. Cansado del incumplimiento de los acuerdos plenarios, y después de que Antonio Araúxo le acusara de ser un «cadáver político», el portavoz del grupo municipal socialista anunció al regidor que habrá «medidas drásticas».

Alfonso de Lis no dejó ayer sombra de dudas sobre lo que quiso decir durante aquel debate plenario al reconocer que estaría dispuesto a firmar mañana mismo un acuerdo para apear del gobierno al BNG.

Y la única opción posible para propiciar un cambio de gobierno en el municipio pasaría por un acuerdo «a la vasca» entre populares y socialistas, aunque en este caso el gobierno sería para el PP por ser la lista más votada. No le afectaría a Alfonso de Lis que sus intenciones puedan no contar con el respaldo de todo el grupo municipal.

Sólo le bastaría lograr el apoyo de uno solo de sus concejales para sumar dos votos a los siete del PP y lograr una mayoría absoluta en la corporación.

E incluso podría emprender una nueva etapa en solitario si contara con el apoyo del edil independiente de Move Gondomar, Manuel Núñez Sestelo, una agrupación que el año pasado ya se mostró dispuesta a la presentación de una moción de censura.

No obstante, Alfonso de Lis no quiso ayer ir más lejos en sus declaraciones y se negó a explicar si ha existido o habrá alguna negociación para desbancar a los nacionalistas del poder local.

Mientras tanto, el líder del PP, Carlos Silva, afirmó ayer que por el momento no se contempla la presentación de una moción de censura, si bien también comparte con el PSOE, que la situación del Ayuntamiento de Gondomar es «insostenible».

El BNG logró cinco concejales en las pasadas elecciones municipales y logró auparse a la alcaldía gracias al apoyo del PSOE durante la sesión de investidura. Ambas formaciones se reunieron en varias ocasiones para intentar formalizar un pacto de gobierno pero las negociaciones no dieron ningún fruto.

El gobierno municipal no ha podido resolver la paralización urbanística que vive un municipio sin PXOM porque la oposición mayoritaria ha tumbado todas sus propuestas en el salón de plenos.

Votación
2 votos