Guilherme: «Tenemos plantilla para haber quedado entre los ocho primeros»

El centrocampista brasileño no se explica los motivos por los cuales el Dépor ha vuelto a sufrir tanto este año

.

19/05/2017 13:21 h

A punto de finalizar su primera temporada en el Deportivo, Guilherme (Santo André, Sao Paulo, 1991) es un hombre feliz. Una vez que el objetivo de la permanencia está alcanzado, disfruta de su hijo coruñés y de una ciudad en la que asegura encontrarse «totalmente adaptado». Tanto, que confía en que el Deportivo y el Udinese alcancen un acuerdo para que se haga efectiva la opción de compra y poder seguir en la capital herculina los cuatro años que figurarían en su futuro contrato. Mientras aguarda, reflexiona sobre la temporada y se lamenta de haber sufrido tanto. Porque el brasileño lo tiene claro. La plantilla del Dépor no era para estar tan abajo. Pero el terreno de juego es el que marca la clasificación y no se explica «cómo se pudo llegar a estar tan abajo».

-¿Qué balance hace de la temporada que finaliza mañana?

-Conseguimos hacer lo que esperábamos, que era salvarnos. Gracias a Dios lo logramos. Pero ahora tenemos otro objetivo no menos importante: ganar al Las Palmas. No va a solucionar nada, pero, al menos, nos permitirá salir con la cabeza alta y hacer un regalo a la afición en forma de tres puntos.

-¿Se puede decir que el partido puede ser un «marrón» para los que jueguen, por la respuesta que pueda dar la afición?

-Lo que sea, será para el que juegue y para el que no. Porque aquí estamos todos en el mismo barco. No es ningún marrón. Jugamos en casa, ante nuestra afición y estamos obligados a ganar. Queremos salir con la cabeza levantada.

-¿Por qué el equipo ha sufrido tanto?

-No sé explicarlo. Porque pienso que teníamos un equipo para estar entre los ocho primeros. Por lo menos entre los diez. Creo que tuvimos un buen grupo. Con buenos jugadores. Por eso no entiendo que hayamos estado tan abajo. Creo que fue un problema de que la pelota no entraba, no entraba y no entraba. Y poco a poco la confianza se va perdiendo y todo se complica. Y acabas sufriendo. Pero ahora hay que pensar en que el objetivo de la permanencia se cumplió y no podemos darle más vueltas.

-¿Es un equipo anímicamente débil?

-Por momentos se mostró así. Pero no creo que sea por cómo es el equipo, sino por las circunstancias. Durante semanas hemos estado simplemente con necesidad de solo una victoria para estar tranquilos con la salvación. Pero no llegaba. Y eso iba creando cierta ansiedad. La cabeza no funciona igual. Es algo que uno no puede controlar. Pero acabó pasando así. Hay que trabajar de cara al futuro para que no se repita esta situación.

-Dentro de la pésima temporada, ¿la lectura positiva es que el equipo logró la salvación demostrando que sabe sufrir sobre el campo?

-Podría decirse así. En Villarreal realizamos un buen partido. No atacamos mucho, pero estuvimos muy bien en defensa. Luchamos hasta el final. Merecimos el empate. Hicimos lo que teníamos que hacer, que no era otra cosa que defender muy bien para sumar el punto que nos permitió lograr la permanencia. Sufrimos mucho, sí, pero al final conseguimos el objetivo. Seguimos en Primera, que es lo más importante para nosotros. A partir de ahora, insisto, que cada uno analice la temporada y trate de mejorar para el futuro.

«Mi familia y yo estamos muy felices aquí y queremos seguir»

A la espera de que el Deportivo haga efectiva la opción de compra o pacte con el Udinese una nueva, Guilherme insiste en lo feliz que le haría seguir creciendo con el Deportivo. Porque, aun feliz por este temporada, entiende que puede mejorar su juego.

-¿Se ve el año que viene aquí?

-Me gustaría, porque aquí he sido muy feliz. Tanto yo como mi familia. Además, mi hijo es coruñés. Pero no depende de mí. Yo tengo un acuerdo con el Deportivo para jugar cuatro años más, pero depende de si me compran finalmente o no. No está en mi mano.

-Y en caso de continuar, ¿qué espera de la próxima temporada?

-Espero que podamos hacer un campeonato mejor. Estar entre los diez primeros, por lo menos. Creo que con este equipo teníamos que haber sido octavos, como mínimo décimos. Teníamos equipo para eso. Si usted analiza pieza por pieza y compara nuestros jugadores con los de los equipos que quedaron por la mitad de la tabla, creo que sobre el papel éramos mucho mejores. No tenemos nada que envidiar a nadie. Pero, claro, luego eso hay que demostrarlo.

-En el plano personal, ¿qué análisis hace de su aportación?

-Estoy satisfecho. Me ha costado entrar, pero era normal. Venía de una lesión larga. De estar un año en blanco. Luego vino la mudanza. Un club nuevo. Un país desconocido. Pero en cuanto tuve continuidad creo que estuvo bastante bien. Físicamente me fui encontrando mejor y eso en mi juego influye mucho. Me da confianza y me hace mejor.

-¿Ha tocado techo o puede mejorar?

-Todo el mundo puede mejorar y yo, aunque estoy satisfecho de cómo me ha ido en mi primera temporada, creo que puedo hacerlo mejor todavía. Físicamente, pienso que el año que viene voy a estar más fuerte porque ya no precisaré de esa adaptación y no vendré de un tiempo inactivo. Y una vez logrado, quiero cometer menos errores en el pase y marcar muchos más goles.

Votación
14 votos
Comentarios