Tres talentos en línea

Mel ensaya con Ola John, Carles Gil y Çolak para escoltar a Andone en Villarreal

.

a coruña / la voz 12/05/2017 12:48 h

Cruzó el Molinón a la carrera, azuzado por dos rivales. Ya con Cuéllar a la vista, intentó driblar y se fue al suelo. Ahí empezó a gestarse una fama inmerecida. Ahora que Ola John ha cambiado de botas y solo resbala por mediación del adversario, le llega al holandés la primera ocasión para ser titular a domicilio. Su más llamativa acción lejos de casa explotó la necesidad de un Sporting volcado y no terminó en gol por un pelo. El duelo se cerró 0-1, pero Carles Gil pudo haber doblado la ventaja tras aquella carrera, porque Ola recuperó la verticalidad y puso un centro que superó la patada al aire de Cuéllar. Gil pifió el remate a pocos metros del marco vacío. La primera interacción de la sociedad se estrelló contra el cuerpo de Canella, prolongando por un rato la agonía de la victoria que alimenta el optimismo cuando se echan las cuentas de la permanencia.

Después de aquello, ambos extremos solo habían coincidido ocho minutos ante el Málaga y doce contra el Osasuna. El pasado domingo, Mel los juntó en la segunda parte de la visita del Espanyol y el Deportivo tomó a partir de ahí el mando del partido.

Ola John y Gil

El holandés aguantó solo hasta el 70, tiempo insuficiente para culminar la remontada, pero bastante para demostrar que tanto él como Gil son ahora mismo lo más desequilibrante que se puede encontrar en los costados del equipo. Según lo ensayado estos días, ambos son los más probables escoltas de Çolak en el Estadio de la Cerámica, donde la escuadra blanquiazul podría envidar con su segunda línea más vertical.

La fórmula no funcionó en San Mamés, en la primera aparición de Ola vestido de blanquiazul (coincidieron 20 minutos, en los que el Athletic hizo el 2-1), y no había vuelto a probarse, pero cuenta ahora con la mejoría del extremo cedido por el Benfica, completado ya el largo proceso de rodaje.

El portador del 24 es el futbolista del plantel que más intenta el regate, unas seis veces cada hora y media, y registra un 75 % de éxito en el desborde. Es además quien genera más ocasiones de remate, seguido por Çolak. Entre ellos y Gil se cuela Fayçal, que acompaña al holandés y al turco entre los destacados por la cantidad de centros buenos al área. Una suerte, esta última, imprescindible para intentar derribar el muro amarillo.

El Villarreal es un conjunto aparentemente inabordable, pero su solidez tiene truco. La condición de segundo equipo menos goleado de la Liga, tras el Atlético, advierte de lo difícil que resulta acertar con la red de los de Escribá, pero no de las ocasiones que conceden a sus rivales. Es el sexto conjunto que más disparos permite y, con diferencia, el que más envíos recibe en el interior de su área. El Espanyol va segundo en esa lista, y dio muestra de ello en A Coruña, pero la profusión de centros no se tradujo en goles contra los pericos.

La única diana local llegó gracias a un pase raso a escasos metros de la portería. Lo metió Ola John, redondeando la mejor actuación desde su llegada. Hace un par de días reclamaba más oportunidades de inicio, recordando que «no es lo mismo entrar al partido que estar en el partido». Si nada se tuerce, este domingo volverá a estar, y lo hará en la mejor compañía posible.

Votación
4 votos
Comentarios