Imagen:

Pepe Mel se sube al andamio

Estudió a su equipo desde el puesto elevado donde se graban los entrenamientos y reclamó en varias ocasiones a voz en grito más esfuerzo y concentración


a coruña / la voz

El Dépor afina su puesta a punto para el choque del domingo (20.00 horas, beIN la Liga) en Villarreal con Pepe Mel en modo Luis Enrique. Molesto por el posicionamiento de sus jugadores a la hora de hacer las coberturas defensivas, el entrenador no dudó en subirse al andamio con techo desde el que su ayudante grababa el entrenamiento para escrutar con más perspectiva los movimientos de los futbolistas. «Llevo un mes explicando lo mismo. Os lo he vuelto a decir ahora. Voy a subir a verlo. Espero que lo hagáis bien», les espetó con vehemencia durante el entrenamiento de ayer a un volumen de voz tal, que se le escuchaba sin problemas desde la carretera que corre al lado de los campos de la ciudad deportiva.

Las tareas debieron de dejar satisfecho finalmente al técnico, porque una vez bajó, no volvió a marcharse. «¿Veis cómo solo con hacer la sombra (se refería a que los jugadores únicamente hacían los ejercicios de basculación y cobertura, no metían el pie para robar el balón) ya es complicado para el rival pasar? Pues imaginaos en un partido», les dijo.

Al término de la práctica, Andone se refirió a la intensidad con que trabajaron: «Pepe es un entrenador que nos exige mucho, que está muy encima de nosotros, nos intenta ayudar muchísimo para crecer como futbolistas. Somos conscientes de que este fin de semana es muy importante para nosotros, entonces es normal que haya más intensidad, más ganas, más trabajo para que al final consigamos nuestro objetivo».

Mel dividió a su plantilla en dos bandos y no escondió el presumible equipo titular que buscará la permanencia matemática en Villarreal. Por lo visto, será similar al que salió tras el descanso del partido del pasado domingo, con la única novedad de Albentosa, entonces sancionado, por Álex Bergantiños en el centro de la defensa. Fueron Lux bajo palos; una línea de retaguardia con Juanfran, Albentosa, Arribas y Navarro; Guilherme y Borges formaron en el mediocentro; tres mediapuntas con Carles Gil, Çolak y Ola John; mientras Andone ocupó la delantera.

El caballo de batalla del técnico con sus futbolistas fue el esfuerzo defensivo. «En las transiciones, al acabar la jugada, me da igual si hemos marcado gol o no, hay que volver a la defensa cagando leches», dijo mientras pedía más rapidez e intensidad para recuperar la posición y evitar el contragolpe. «Si tenéis alguna duda, lo tenéis muy fácil, cogéis el vídeo del partido contra el Espanyol y veis lo que hizo Piatti, que en cuanto perdía, ya estaba colocado otra vez», les recordó en relación a la pasada jornada. 

Al margen de las tácticas, también les pidió un plus de intensidad. La frase «hay que meter la pierna» salió varias veces de su boca y hasta les ofreció la consigna para el próximo partido: «Vamos a darlo todo, y en el minuto 75, si no podemos más, me decís: “Oye, Pepe, que no puedo más”». Quizá desde el alto del andamio Mel otee los dos puntos que le quedan al Dépor para sellar la permanencia.

Aunque todavía sin el alta médica, Mosquera se reincorpora al trabajo del grupo

El Deportivo recibió ayer la buena noticia del regreso de Mosquera a los entrenamientos junto a sus compañeros. El mediocentro, que en los últimos días había incrementado la exigencia de las tareas que acometía junto al recuperador, dio así un nuevo paso hacia el esperado regreso a los terrenos de juego. Aún sin el alta médica, el futbolista coruñés confía en mantener su buena evolución durante los próximos días para acabar entrando en los planes de Mel de cara al trascendental choque del domingo.

Mosquera apenas participó en dos partidos durante los dos últimos meses: el derbi de Riazor, cuando actuó los noventa minutos pese a haber sido infiltrado, y la media hora final contra el Málaga en Riazor, la última victoria deportivista. El jugador formado en la cantera del Madrid fue diagnosticado de una lesión muscular de grado 1-2 en la pierna derecha que el pasado 20 de abril no había obtenido una cicatrización satisfactoria. Su regreso aumenta la competencia en el centro del campo deportivista, donde Pepe Mel lo señaló desde el principio como uno de sus favoritos, pues para él es «uno de los mejores mediocentros del fútbol español». 

Sidnei apura

La vuelta de Mosquera no parece que irá acompañada por la de Sidnei, quien ayer trabajó a las órdenes del recuperador y por primera vez se le vio tocar balón después de perderse las últimas jornadas contra el Osasuna y el Espanyol. Cuando faltan tres entrenamientos para el partido del domingo en Villarreal, el defensa brasileño apura sus últimas posibilidades de llegar a tiempo para Villarreal. Por el contrario, Luisinho y Joselu están descartados para las dos jornadas que quedan de temporada.

Votación
9 votos
Etiquetas
Pepe Mel Villarreal CF Deportivo
Comentarios