Imagen:

El Dépor aleja a la plantilla del entorno

Cancela las entrevistas con los jugadores esta semana e impide que los aficionados se acerquen a ellos

p. barreiros
a coruña / la voz

Contra grandes males, medidas drásticas. Así lo ha visto el Deportivo, que pretende zanjar la crisis abierta aislando a sus futbolistas del entorno.

Tras la humillante derrota sufrida el pasado domingo frente al Espanyol y en vistas de que el equipo no da sellado la permanencia, en la plaza de Pontevedra han decidido preservar aún más a sus futbolistas, que esta semana reducirán sus comparecencias públicas a la mínima expresión.

De momento, la dirección de comunicación ha cancelado la entrevista a un jugador que semanalmente conceden a cada medio informativo, además de impedir el acceso de los aficionados a la zona por la que los blanquiazules abandonan los campos de Abegondo camino del vestuario. Según fuentes del club, el motivo de esta segunda decisión se debe a que al principio del entrenamiento de ayer, dos personas increparon a los jugadores e, impidiendo el acceso a ellos, se trata de evitar que pueda surgir algún incidente.

De esta forma, los aficionados que lo deseen pueden acceder a Abegondo a presenciar los entrenamientos que sean a puerta abierta (miércoles y viernes), pero tendrán que quedarse en el primer tramo de la grada, estando prohibido el acceso a la zona más cercana a los vestuarios, en donde habitualmente los jugadores se paran para hacerse fotos y firmar autógrafos a sus incondicionales.

El pasado domingo, a la conclusión del partido contra el Espanyol, Pepe Mel mostró su preocupación por el ambiente pesimista que estaba rodeando al equipo y que creía que le estaba haciendo daño. Sin embargo, desde el club eximen al entrenador de esta decisión. De hecho, cuando dirigía al Betis ya manifestó en alguna ocasión que, ante situaciones de este tipo y partidos clave, no era partidario de alterar la rutina del grupo, ya que entendía que había que transmitir normalidad.

No es la primera vez que ante malos resultados, el Deportivo decide que sus futbolistas tengan una semana de bunkerización y ni concedan entrevistas ni acudan a actos públicos que no sean los puramente deportivos. De hecho, en alguna ocasión, el consejo de administración canceló la presencia de jugadores en inauguraciones de peñas, para que no tuvieran una sobreexposición pública antes de un encuentro trascendental.

De momento, la entidad blanquiazul no ha hecho pública la ampliación del aislamiento a actos públicos, pero también es cierto que no está anunciada la presencia de ningún futbolista estos días en ningún acontecimiento.

El que no ha variado su planteamiento de trabajo ha sido el entrenador madrileño. A pesar de que en juego está la permanencia, no quiere variar un ápice las rutinas. De esta forma, seguirá trabajando en Abegondo a diario, con dos sesiones a puerta cerrada en Riazor (el jueves y el sábado), estando previsto el desplazamiento a Villarreal el propio domingo, día del partido. 

Mel pide discreción al plantel

El único aspecto que Mel ha insistido a sus jugadores en sus charlas durante las últimas semanas es en que, ante los malos resultados, eviten gestos o actuaciones que puedan ser mal interpretadas por la afición y puedan costarles algún reproche, como por ejemplo la exhibición en redes sociales de jornadas festivas o de desplazamientos fuera de A Coruña los días de descanso. Es habitual que algunos jugadores, el día que no hay entrenamiento cojan un avión y visiten alguna ciudad española o portuguesa, en muchos casos para ver a sus familias. El entrenador, aunque no lo prohíbe, sí que ha recomendado a su plantilla discreción. Prevenir, antes que lamentar, prefiere el técnico.

Votación
11 votos
Etiquetas
Deportivo Pepe Mel Estadio de Riazor Primera División
Comentarios