La apuesta equivocada de Víctor

El técnico priorizó el sueño del Bernabéu sobre el Mirandés y el Dépor reeditó vicios pasados

a coruña / la voz, 14 de enero de 2016. Actualizado a las 14:30 h. 14

0
0
0
0

A Coruña aún mastica el enfado de ver al Deportivo vapuleado en Riazor. Le duele el reencuentro con defectos que se creían superados, futbolistas apáticos, poco solidarios e incapaces de hacer frente al adversario, pero también le sorprenden las últimas decisiones de Víctor, que priorizó el sueño de ganar en el Bernabéu a costa de desgastar a los mejores de su plantilla que bien podrían haber impulsado, al menos otra ronda más, la ilusión de la Copa. Con la permanencia en Primera División como objetivo prioritario del club, el entrenador alineó el martes a un grupo de jugadores que tenía que haber derrotado sin excusas al Mirandés, que se sostiene instalado en la mitad de la tabla de Segunda. Sin embargo, entre estos caló el mensaje de que el duelo se convertía en un trámite poco más relevante que un amistoso.

¿Por qué? Alimentó las ganas de asaltar el Bernabéu, donde hay que salir a ganar, como siempre, y dio entrada al mejor Dépor posible, lejos de las rotaciones que protagonizan otros contrincantes por la salvación, que incluso aprovechan la visita a uno de los candidatos a la Liga para limpiar de tarjetas a sus principales futbolistas. En el Dépor no fue el caso y hasta jugó Arribas, quien vio la quinta amonestación y será baja pasado mañana (22.05 horas, La 1) contra la Real Sociedad.

Contra el Mirandés, con el que equipo coruñés había empatado (1-1), las únicas caras conocidas de aquel once fueron Cartabia, retirado al descanso contra el Madrid, y Mosquera, aunque tras las entradas de Bergantiños, Luis Alberto y Lucas acabó con medio equipo titular. Víctor de nuevo nadó a contracorriente. El Sevilla, que había doblegado al Betis por 0-2, saltó al campo de la mano de habituales como Rico, Mariano, Rami, Kolo, Konoplyanka y Banega, mientras el Barça, que en la ida goleó por 4-1 al Espanyol, alineó a Messi, Rakitic, Alves, Arda y Mascherano. El Athletic, que apuesta decididamente por la Copa, repitió a seis jugadores del pasado sábado: Laporte, Balenziaga, De Marcos, Beñat, Williams y Aduriz.

La eliminación del Madrid abre un torneo más asequible que otros años

A poco que el sorteo de mañana de cuartos de final resultase favorable, el Deportivo disponía de carta abierta para albergar fundadas esperanzas de protagonizar algo importante en esta Copa. Si hubiese eliminado al Mirandés, claro. Tras la chirigota del Madrid y a la espera del resultado de varios cruces de octavos que van a dejar en la cuneta a rivales de fuste de cara al próximo bombo, esta edición del torneo del k.o. parece destinada a premiar al equipo que mantenga un rendimiento más acorde a sus verdaderas posibilidades mientras relega rotaciones y descansos en favor de superar los contrincantes que le tocan en suerte.

La recompensa lo merece, porque no hay que olvidar que, al margen del trofeo, la Copa otorga una plaza para competiciones continentales, aunque en las últimas temporadas esta distinción no fue a parar al campeón, sino al finalista. Ninguno de sus últimos ganadores (el Barcelona, el Madrid o el Atlético, por citar a los que se repartieron los cinco últimos títulos) jugaron en Europa gracias a la Copa, sino que con anterioridad ya se habían clasificado para la Champions a través de la clasificación liguera. Sin ir más lejos, esta misma temporada el Athletic, séptimo clasificado del pasado campeonato, disputa la Liga Europa después de ser finalista copero frente al equipo azulgrana.

Publicidad

Comentarios 5