Irreconocible y poco competitivo en el debut de Zinedine Zidane

Un tanto en fuera de juego, el acierto de Bale y el infortunio de Lucas contribuyeron a redondear el marcador más abultado recibido este año 

a coruña / la voz, 10 de enero de 2016. Actualizado a las 16:12 h. 15

0
0
0
0

En un enfrentamiento entre dos equipos que no aprietan mucho en defensa y dejan jugar al rival, el que más pólvora tiene arriba es el que suele llevarse la victoria. Y volvió a suceder. Un Deportivo irreconocible y poco competitivo acabó siendo un invitado de excepción en el debut de un Zinedine Zidane que, sin cambiar en exceso al Real Madrid, consiguió el efecto deseado: una goleada como inicio de su etapa. Un tanto en fuera de juego, el acierto de Bale y el infortunio de Lucas contribuyeron a redondear el marcador más abultado recibido este año por el equipo de Víctor Sánchez del Amo en el que, posiblemente, haya sido el partido del Dépor con menos intensidad en defensa.

Fuera de juego

Un error arbitral abrió la cuenta para los locales. La posición de Benzema es correcta en el primer gol del Real Madrid, porque lo habilita Arribas, que se queda enganchado. Sin embargo, Bale está solo delante de Lux, al que molesta. De esta forma abrió el Madrid el camino de la goleada.

Primeros minutos

Consigna: aguantar el chaparrón inicial para ir creciendo. Como ya había sucedido en otros encuentros, la consigna transmitida por Víctor a sus futbolistas parecía clara. Ante el ambiente que se esperaba en el Bernabéu, era clave aguantar los primeros minutos, que fuera corriendo el reloj y ver si esa ilusión inicial con la que recibió el feudo blanco a su equipo se tornaba en nerviosismo según avanzaba el encuentro. Si entretanto se consigue un gol, como tuvo Lucas en sus botas tras un espectacular pase de Mosquera, mejor que mejor. Pero el de Monelos no acertó y Benzema sí cuatro minutos después. A partir de ahí la cosa se complicó, porque ir por detrás del Madrid en el Bernabéu dificulta mucho el objetivo.

Control

Posesiones largas en los primeros minutos y precipitación tras el gol encajado. Hasta que Benzema perforó la meta de Germán Lux, el Deportivo disfrutó de sus mejores minutos. Ante un Madrid que, a diferencia de lo esperado, no salió en tromba, el Dépor apostó por posesiones largas, sin prisa, tratando de encontrar el hueco, como en la acción de Mosquera con Lucas. La falta de presión blanca también ayudó. Pero verse con el marcador en contra hizo que los blanquiazules se precipitaran a partir del cuarto de hora inicial y ahí comenzó un nuevo partido, casi de ida y vuelta, en el que el Madrid salió favorecido.

Sorpresa

El Dépor no trató de ganar la espalda a la zaga blanca. Si algo ha caracterizado a este Dépor de Víctor es su gusto por explotar la contra. Por sacar partido de la velocidad de futbolistas como Lucas para ganar la espalda a los defensas. Ayer no fue así. Víctor prefirió exhibir un equipo de toque y combinación, renunciando a la idea exhibida hasta el momento.

El madrid

Pocos cambios para una gran mejora en el resultado. El Madrid de ayer no fue muy diferente al de anteriores encuentros. Al menos, de partida. Volvieron Isco y Carvajal y poco más. Los de arriba siguen sin bajar y el equipo volvió a estar roto. Es cierto que jugó algo más al fútbol, lo que le permitió mejorar el rendimiento. Así, obtuvo una gran rentabilidad a los mínimos cambios introducidos por Zizou.

Reacción

Tras el descanso, el tercero del Madrid no permitió alegrías a los coruñeses. Víctor buscó un poco más de fuerza en la segunda parte con la entrada de Jonás por Cartabia. Pero no hubo tiempo a que el cambio produjese los efectos deseados, porque cayó el tercero del Madrid y el partido murió.

Cristiano

El desencuentro del portugués con el gol evitó un resultado escandaloso. Cayeron 5 y gracias que Cristiano sigue lejos de su mejor versión. Ayer falló varias ocasiones bastante claras, una en boca de gol.

Publicidad

Comentarios 4