«Lo que la verdad esconde», la serie documental que desmonta los mitos del caso Asunta

Antena 3 emitirá el próximo miércoles el primero de los tres capítulos sobre el asesinato de la niña que en septiembre del 2013 apareció muerta en una pista forestal del municipio de Teo

.

24/05/2017 08:38 h

En septiembre se cumplirán cuatro años del asesinato de Asunta Basterra Porto. Con sus padres entre rejas, condenados a 18 años de prisión, pero con muchas incógnitas todavía en el aire -¿por qué la sedaban? ¿quién convenció a quién?-, se estrena ahora una docuserie que reconstruye qué pasó antes y después de que la pequeña fuese abandonada sin vida en una pista forestal de Cacheiras.

Antena 3 emitirá el primero de los tres capítulos de Lo que la verdad esconde: El caso Asunta (Operación Nenúfar) el próximo miércoles, 24 de mayo. Producida por Bambú (Velvet, Las chicas del cable, Gran Hotel), la serie documental conjuga interrogantes y perspectivas nuevas sobre los acontecimientos, la investigación y el juicio. «Rosario habla de su hija con un nivel de dolor y amor que estremece», adelanta a El País su creador, León Siminiani.

La trilogía se enmarca en lo que se conoce como true crime, un género que ni es estrictamente documental, ni ficción, ni reportaje de investigación, sino una mezcla de los tres, y cuyo máximo (más reciente y popular) exponente es Making a Murdererla aplaudida narración de Netflix sobre la vida de Steve Avery. No es, sin embargo, la única crónica criminal que ha despertado la curiosidad de la audiencia. También la reciente Muerte en León, sobre el asesinato de Isabel CarrascoThe Jinx, que escarba en la vida de Robert Durst; y The Thin Blue Line, que narra la historia de Randall Dale Adams defienden con consistencia el género. Las tres abrieron importantes brechas en la investigación de sus respectivos casos. La última -reconoce Siminiani- ha sido el gran referente de El caso Asunta

.

Para la elaboración Lo que la verdad esconde: El caso Asunta se han realizado más de cien entrevistas a efectivos de la Guardia Civil, jueces, abogados, familiares, conocidos y, también, a Alfonso Basterra y a Rosario Porto. «Grabamos la entrevista con Rosario Porto por teléfono: ella tiene derecho a diez llamadas semanales de cinco minutos, desde una cabina de monedas en el patio de la cárcel [...] Al acabar la conversación, Ramón (Campos, de Bambú Producciones) y yo estuvimos veinte minutos en silencio, impactados, y sin saber qué pensar», explicó el realizador en la citada conversación con El País.

No ahonda Lo que la verdad esconde: El caso Asunta en el sensacionalismo ni en los detalles sórdidos del caso. Su intención no es otra que exponer los hechos conocidos, sin voz en off que relate los acontecimientos y guíe al espectador. Sin prejuicios. Poner bajo la lupa un juicio tan mediático, como este, que propicia un relato concreto antes de que los implicados sean juzgados. Y lo hace a través de abundante material: fotos y vídeos caseros de la familia, reconstrucciones policiales, testimonios de los implicados. Si con Porto los responsables de la serie documental cruzaron cinco llamadas telefónicas, con Basterra, una larga correspondencia que duró un año entero

$tituloImg.$pieImg

Así, las tres entregas de Atresmedias se esfuerzan en analizar determinados mitos relacionados con el caso, como el de Rosario Porto riéndose durante el registro o la imagen que se dio de pederasta del padre de Asunta. En el tercer capítulo, se refieren a ello como La construcción de un monstruo, «porque se construyó una idea que no tenía que ver con la realidad», detalla Siminiani a Fotogramas. «Si son culpables es una brutalidad, pero si son inocentes todavía es más brutal», comenta. 

Votación
12 votos
Comentarios