Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Ana Obregón abre su casa a Bertín Osborne para tratar uno de los momentos «más duros de su vida»

La bióloga y actriz se convierte en la primera protagonista del 2016 de «En la tuya o en la mía», un programa en el que también participará su hijo Alex Lecquio

La Voz 14 de enero de 2016. Actualizado a las 11:03 h. 6

0
0
0
0

Bióloga, modelo, actriz y asidua al mundo de la prensa rosa, Ana Obregón todavía tiene mucho que contar. La que fue uno de los personajes más reconocidos en España, se sentó este miércoles frente a Bertín Osborne para convertirse en la primera protagonista del 2016 del exitoso espacio de TVE En la tuya o en la míaY lo ha hecho en un momento que ella misma ha calificado como «uno de los más duros» de su vida. «Yo en este momento no soy nada feliz», llegó a reconocer la actriz.

La delicada salud que tiene ahora mismo su madre -que padeció recientemente un derrame cerebral- supuso el arranque de la entrevista a la Obregón, pero también hubo lugar para algunos temas mucho más frivolos. Apodada como 'Antoñita, la fantástica', Ana Obregónaseguró que en su familia era «la oveja negra». Con hermanos abogados y economistas, la estela interpretativa de una joven Obregón, fue todo un reto para su padre. 

Ana Obregón también se atrevió a revelar uno de sus mayores secretos. ¿Por qué tanto apego a aquellos típicos triquinis que lucía en sus posados veraniegos? Una operación en su juventud dejó una gran cicatriz en la tripa de la actriz, dejándole un gran complejo que cada año se afanaba en tapar con aquellas imposibles telas.  

¿Conoció a Robert de Niro? Ana Obregón contó su relación con el popular actor y aseguró haber visto un Óscar en el baño. Eso sí, también reconoció que en algún momento sí que se ha inventado algunas cosas de su pasado. La Obregón reconoció haberse inventado su currículo en sus inicios y tener que ir rápidamente a la agencia que la había contratado para cambiarlo por el de verdad cuando su carrera empezó a despegar. 

También tuvo que aclarar su encuentro con Steven Spielberg, al que le hizo una paella (sin no muy buen resultado debido a sus escasas aptitudes culinarias): «Mi madre me dijo por teléfono todo lo que tenía que hacer, pero me olvidé las notas en casa y cuando le hice la paella fue repugnante, asquerosa. Pero se la comió». 

Una curiosa revelación fue sobre la serie Ana y los siete. Ana Obregón, aseguró que la serie nació gracias a su hijo: «Quería una serie que pudieran ver padres e hijos». Lo que más sorprendió fue la inspiración: «Era algo inspirado en Sonrisas y Lágrimas». 

A pesar de intentar escaparse del tema sobre las amenazas de ETA, algo de lo que no le gusta nada hablar, Ana Obregón se dejó llevar y se abrió en canal para contar uno de los capítulos más duros de su carrera: «Tenían una foto dedicada por mí en el zulo donde secuestraron a Ortega Lara». 

Y en plena conversación seria apareció el punto de inflexión. Quizás el gran protagonista de la noche. El hijo de Obregón y Alessandro Lecquio apareció en pantalla para conceder su primera entrevista. 

A sus 23 años, y tras haber estado cinco años en Carolina del Norte para estudiar dos carreras -Filosofía y Ciencias Políticas- Alex Lecquio se sentó frente a Bertín Osborne para ofrecer por primera vez su versión de los hechos. «De pequeño encontré un refugio en los estudios», aseguró Álex, que se atrevió a hablar de su relación con su hermanastro Clemente (hijo de Antonia Dell'Atte). «Me llevo muy bien con mi hermano Clemente». También ha querido tratar su situación sentimental: «Las mujeres son mi debilidad». 

«Mi madre para mí es un ejemplo», ha respondido Álex a las preguntas de Bertín sobre cómo es su relación a día de hoy con su madre. «Es una amiga más», añadió.

Las relaciones amorosas de Ana Obregón -con fama de «comehombres» tal y como la calificó el propio Bertín- centraron el picoteo. De su relación con el jugador Fernando Martín solo guarda buenos recuerdos: «Los cuatro años con Fernando fueron los más felices de mi vida. Se fue sin saber que yo seguía enamorada de él». También hubo lugar para tratar su escabrosa relación con Alessandro Lecquio. «¿Tú sabes lo que es ver en la portada de una revista al padre de tu hijo con otra y salir en la tele en ¿Qué apostamos? delante de toda España? Es muy difícil», aseguró con cierta sorna la actriz al presentador, sin embargo, el tiempo ha puesto paz entre los dos y ahora reconoce tener un gran amigo: «Alessandro como marido era imposible»

Acostumbrado a dar algo de show, Bertín no dejó escapar su cita con Ana Obregón. Después de jugar al futbolín o al ping-pong con los líderes políticos, cocinar toda clase de platos o protagonizar una polémica con Mariló Montero; Bertín también dejó lugar para extravagancias en este nuevo capítulo de En la tuya o en la mía

El presentador se atrevió a una intensa -y cómica- sesión de yoga con Ana Obregón, que ha fiado a esta práctica su condición física. La Obregón y Osborne practicando insólitas posturas, prometía convertirse en la guinda de un curioso pastel.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 1