Imagen:Paolo Vasile afirma que las televisiones autonómicas deben «encontrar un justo equilibrio».

«Lo que yo quiero es emocionar al espectador, no formarlo»

El directivo de Telecinco cree que habrá fusión entre Antena 3 y La Sexta


Redacción / La Voz

Las cifras de audiencia respaldan la gestión de Paolo Vasile como consejero delegado de Mediaset España, empresa encabezada por Telecinco y Cuatro. Ayer visitó A Coruña para participar en el curso de la UIMP El triunfo del saber o saber para triunfar.

-El primer semestre del año le ha dado a Mediaset beneficios, aunque con un gran descenso con respecto al 2011. ¿Ve el vaso medio lleno o medio vacío?

-Digo lo que le dije a los consejeros, no sé si me da más rabia o más orgullo presentar estos datos, porque son datos de una gestión magnífica, pero cuando se gestiona la miseria... Si en un tiempo razonable la hemorragia se detiene, en lo que afecta a Mediaset España es difícil imaginar una situación mejor.

-¿Les ha compensado la inversión en la Eurocopa?

-Cuando compramos la Eurocopa estábamos en otra Tierra y ahora estamos en la Tierra de hoy, un planeta diferente. Podemos decir que acertamos al comprarla, porque teníamos el supuesto de que España llegara a la semifinal y llegó a la final y la ganó. Acertamos con el «no hay dos sin tres». El objetivo de que Telecinco y Cuatro sean una referencia se ha logrado.

-¿Tienen interés en pujar por el partido en abierto de la Liga?

-Yo intento tomar las decisiones por el bien de la empresa, no para demostrar si soy más fuerte o más alto. El tema del fútbol en España se ha torcido porque los interlocutores no son los adecuados para hacer algo serio. Una cosa es tratar con empresas homogéneas y otra es tratar con egos. El ego hay que dejarlo en casa y la mía está a dos mil kilómetros de donde trabajo.

-¿Habrá acuerdo con el Gobierno para el traslado de las frecuencias de la TDT?

-Ese es un lío innecesario en estos momentos. Las televisiones hemos encontrado un punto de encuentro y espero que el ministerio de Industria entienda que, ante las difíciles circunstancias, estaríamos dispuestos a ceder parte de nuestra capacidad de emisión a cambio de que se haga de una forma ordenada que permita al espectador mantener el contacto con la televisión que migra. Nosotros vamos a perder mucho, esto es una expropiación, como quitarle el terreno a un agricultor.

-¿Respirará Mediaset más tranquila si se frustra la fusión de Antena 3 y La Sexta?

-La fusión de Antena 3 y La Sexta se hará e incluso es muy probable que sea pronto. Para nosotros no hay una gran diferencia. Creo incluso que es mejor si se fusionan y lo digo como profesional de la comunicación, no desde Mediaset. Siempre he pensado que una empresa va bien en un sector y en un país que van bien, porque si va mal, la gente ve más televisión, pero consume menos. Es más equilibrado un sistema con una Antena 3 fusionada con La Sexta. No sé si económicamente es mejor o peor para Mediaset y no me importa. Esperamos que se sanee el sector, no que el adversario se reduzca. Las televisiones públicas y autonómicas tienen que encontrar un justo equilibrio. Podemos ganar todos, aunque hay sitio para pocos, eso sí.

-¿Volverá la guerra entre televisión blanca y de colores con el nuevo curso?

-Los de Antena 3 se han empeñado en descalificarnos, porque la frustración del eterno segundo tiene efectos colaterales. Yo lo entiendo, pero no es nuestra manera de actuar. Televisión blanca no significa mucho cuando ellos hacen lo mismo que nosotros. Hacían una televisión idéntica a la nuestra y, por frustración, han cambiado. Yo hago una televisión de colores desde siempre, y son ya 29 años, porque nuestra función social es hacer compañía al espectador. Yo quiero generarle todas las emociones, que llore, que se asuste, que disfrute... No quiero formarlo. Como máximo informarlo, pero no ponerme por encima de los demás. Yo estoy dentro de los demás, miro a mi alrededor e intento ver qué quieren de mí. Aquí no estamos para educar a nadie.

-¿Les dio una lección el público con el asunto de «La noria»?

-Sí, nos dio una lección porque no hemos perdido ni un espectador. La historia de La noria ha sido un bulo mediático de grandes proporciones, una injusticia poco común que fue organizada como si mañana los hackers atacan el Pentágono. Pero el tiempo lo medimos en siglos, no en días, y lo de La noria quedará como episodio de un día.

-Si «La noria» es historia de un día, ¿qué es «Gran hermano»?

-Es la historia de más días. El Gran hermano verdadero es el primero, donde no se sabía qué sucedía fuera ni después. El único formato de televisión puro es Gran hermano, porque otros como el teatro o el cine también existen fuera. Yo me imaginaba que sería un fenómeno y se transformaría en un clásico. Luego podrá haber un año, como este, que va especialmente bien, otros que van bien y otros, todavía no ha ocurrido, que podrían ir incluso regular. Dependerá del cásting. Pero el formato tiene un recorrido enorme y se ha convertido en un clásico.

Votación
10 votos
Etiquetas
Antena 3 Eurocopa La Sexta Ministerio de Industria TDT Telecinco Cuatro Mediaset Teatro A Coruña ciudad Tierra Comarca da Coruña