Francia pone coto a la creciente barra libre de «purple drunk»

Desde ayer exige receta para adquirir jarabes con codeína, ingrediente principal de un cóctel popular entre los adolescentes


redacción / la voz

Hace tres años, en la primavera del 2014, la empresa farmacéutica Actavis retiró del mercado estadounidense un jarabe de alta gama formulado para curar la tos. No dudó en hacerlo porque, como publicó entonces la revista TMZ, aquel fármaco con alto contenido en codeína se había popularizado como sustancia opiácea entre famosos como Justin Bieber o entre algunas estrellas del rap norteamericanas, que incluso hablaban de los efectos de aquel brebaje combinado con refresco en sus letras. Lo apodaron purple drunk por el color púrpura de la combinación. Esta semana el Observatorio Francés sobre las Drogas y de las Toxicomanías (OFDT, en francés) advirtió del incremento en Francia de los jóvenes que para «colocarse» echaban mano de un cóctel parecido, compuesto por jarabe con alto contenido en codeína, refresco o soda y antihistamínicos.

Lo mismo han advertido otros países europeos como Italia y, en Cataluña, también algunos colectivos de prevención del consumo de drogas lo han detectado. Los mayores adictos, los adolescentes.

Aunque las autoridades sanitarias empezaron a detectar un incremento del consumo en localidades como Aquitania, París, Lyon, Marsella, Rennes... desde el 2015, las autoridades lanzaron la voz de alarma después de que, como publica Le Monde, este año fueran diagnosticadas en el país dos muertes, más otras cinco intoxicaciones por la ingesta de estos cócteles compuestos de barbitúricos.

Pero quien lanzó una verdadera campaña para promover que la venta de jarabes con codeína -principal ingrediente porque el antihistamínico lo que hace es frenar efectos secundarios- tuviera que realizarse obligatoriamente con receta fue la madre de Pauline, una joven de 16 años de Beynes que, supuestamente, era adicta a la sustancia. Murió la pasada primavera tras haber pasado diez días en coma por la ingesta de codeína.

La campaña surtió su efecto y, desde ayer, en Francia la dispensa de estos productos ha de realizarse con receta médica. Fue lo que avanzó ayer el Ministerio de Sanidad francés. Su objetivo: « Frenar las practicas peligrosas que amenazan a la sociedad». Además, queda prohibida la dispensa a través de Internet y también ha de requerirse el aval médico para fármacos que tengan entre sus compuestos dextrometorfano, etilmorfina y noscapina.

Los jarabes con codeína en España ya tienen que ser comercializados solo con receta médica, como apunta el responsable del Colegio de Farmacéuticos de Ourense, Vicente Álvarez. Además, añade que el problema es tomar medio frasco en cada cóctel como hacen los que consumen purple drunk. Sanidad recomendó que no fueran usados los jarabes para curar la tos con codeína (aptos para la tos) para madres en lactancia y menores de 12 años. La prohibición la realizó ya en el 2015 tras detectar varios casos de problemas derivados del consumo.

Otras drogas peligrosas

Kokodril, cocaína rosa y mefredona
Kokodril, cocaína rosa y mefredona

Kokodril. Basada en opiáceos, resulta diez veces más potente que la heroína. Es muy barata y por eso la apodan droga de los pobres. Además, carcome la piel.

Cocaína rosa. Es cinco veces más cara que la cocaína, pero nada tiene que ver con ella, porque es un derivado de las anfetaminas. Puede fumarse, esnifarse o diluirse en un refresco.

Mefedrona. Usada como fertilizante o aromatizante. Tiene efectos estimulantes como la anfetamina o la coca. Puede venir en polvo, cristal, capsulas o comprimidos.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios