El Congreso insta al Gobierno a abrir la adopción internacional en 45 países

Las familias gallegas siguen sin ver solución a sus procesos en Etiopía y Burundi


Santiago / La Voz

El pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado una moción impulsada por Ciudadanos, que se completó con enmiendas de Unidos Podemos y que tuvo el apoyo del PSOE e incluso del PP, para instar al Ministerio de Sanidad, competente en adopciones, a que desarrolle en el plazo de tres meses la Ley 26/2015 de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia, con el fin de agilizar las adopciones internacionales, que en España implican a casi 7.000 familias. Entre las peticiones aprobadas por los diputados figuran abrir nuevas vías de adopción, sobre todo en los 45 países con los que otros estados de la UE ya tienen acuerdos o permiten directamente a sus ciudadanos solicitar un acogimiento.

Según Ciudadanos, aunque España tiene convenios bilaterales con unos 40 países, en la práctica solo funcionan de manera efectiva seis. En Galicia, por ejemplo, en el 2016 se preasignó a familias gallegas a menores de once países, aunque en seis de ellos solo se registró un caso. Desde el PP, pese a haber apoyado la iniciativa, ven imposible que en tres meses pueda llevarse a cabo todo lo aprobado en la moción, y achacan el descenso de adopciones internacionales no a la burocracia española, sino a las dificultades y conflictos de los países de origen de los menores.

Subvencionar las valoraciones

El pleno también urge a subvencionar los costes de las valoraciones de idoneidad de los padres, los servicios de post adopción y los informes de seguimiento. Reclaman que se cree un registro nacional de organismos acreditados para la adopción, y otro de familias adoptantes y de niños susceptibles de ser acogidos.

Otra de las novedades es que se aprueben las medidas necesarias para que el acogimiento en centros de menores sea «una solución subsidiaria», algo en lo que incide la ley del 2015.

Empezar de cero

Para las familias gallegas cuyo proceso de adopción en Burundi y Etiopía está bloqueado por el cierre de la entidad que lo gestionaba y por la paralización de los acogimientos en el país etíope, esta iniciativa no supone ninguna solución, «de nada me vale si tengo que empezar de cero y pagar de nuevo todo el proceso», explica Alfonso, que inició una adopción en Burundi.

Votación
1 votos
Comentarios