Imagen:

El lugués que recuperó la mano: «Xa non contaba cos dedos»

Jesús Lago de la Fuente está convaleciente en la casa de un primo, en Pedrafita, con la mano vendada y anclada


lugo / la voz

Veintidós días después de que le reimplantaran los cuatro dedos de la mano derecha, Jesús Lago de la Fuente, el albañil de Sebrás, en As Nogais, recibió ayer el alta. Desde el mediodía está convaleciente en la casa de un primo, en Pedrafita, con la mano vendada y anclada en una férula, que le hicieron a medida y que tardaron cinco horas en acoplarle con precisión a su brazo.

Jesús Lago recibió el alta en el hospital Povisa, de Vigo, sobre las diez de la mañana. La primera parada que hizo fue en As Nogais, donde lo esperaban un grupo de amigos. Durante los 22 días que estuvo ingresado recibía una media de entre 50 y 60 llamadas telefónicas diarias para interesarse por su estado y por la evolución del reimplante.

Tanto el albañil de 52 años, que confía en poder volver a trabajar en su oficio, como su familia están muy agradecidos al equipo que encabeza el cirujano reconstructivo Enrique Moledo. «Teño os catro dedos grazas á decisión que tomou o médico que me atendeu en Urxencias do HULA de Lugo, que o primeiro me ía derivar a A Coruña». «En Vigo xa me dixeron que puideron facer o implante porque en Lugo non me tocaron». «Non contaba con recuperar os dedos», dijo.

Lago se siente afortunado porque el Sábado Santo, que fue cuando lo operaron, estaba de guardia Moledo, que enseguida reunió a su equipo. También le está muy agradecido a su hermano, con el que vive, que fue la persona que le hizo un doble torniquete en el brazo con una camisa que cogió del tendal.

Desde ayer al mediodía se recupera en Pedrafita. Ya no tiene que tomar calmantes. Hasta que vuelva a Vigo el próximo jueves a una revisión tendrá que mover los dedos reimplantados con la ayuda de la otra mano.

Votación
9 votos
Etiquetas
Hospital Povisa HULA As Nogais Salud
Comentarios