La osa de León murió ahorcada

El FAPAS asegura que la necropsia realizada por la Universidad confirma el fallecimiento por furtivismo

Osa muerta en León
Osa muerta en León

Redacción

La necropsia hecha en la Universidad de León ha demostrado que la osa aparecida en el pueblo de Cariseda, en León, murió ahorcada al quedarse enganchada por un cable de acero en el cuello. Al menos así lo aseguran desde el Fondo para la protección de los animales salvajes (FAPAS), que se hacen eco de varias informaciones publicadas en los medios de comunicación de León.

Un agente medioambiental localizó, el pasado domingo, los restos de un ejemplar de oso pardo en la localidad de Cariseda, perteneciente al Ayuntamiento de Peranzanes (León), cerca de los límites con Degaña e Ibias. La causa de la muerte fue un lazo de acero, similar a los empleados para capturar jabalíes de forma ilegal, y ahora la necropsia confirma que falleció por ahorcamiento.

Desde el FAPAS felicitaron a la Universidad de León por el trabajo, ya que defienden que «ya era hora que una necropsia permitiera demostrar que la muerte de un oso en la Cordillera Cantábrica, especialmente en León, sea por causas no naturales». Aseguran que en este caso se rompe la línea tradicional y se pone en evidencia que los osos mueren a causa del «furtivismo trampero».

El Fapas asegura que ahora queda por demostrar si el lazo era una trampa de la época romana y por tanto sin responsabilidad para la Junta de Castilla y León, al tratarse de una trampa histórica que estaba prohibido retirar por parte de Patrimonio.

Votación
3 votos
Comentarios