Más de 250 millones de niños están en situación de emergencia

Unicef lanza una campaña para ayudar a los menores que viven en esta situación

Respuesta a emergencias de Unicef en el 2015.$pieImg Respuesta a emergencias de Unicef en el 2015

REDACCIÓN / LA VOZ 25/11/2016 07:45 h

Lejos de solucionarse, el mundo ve cómo cada vez estallan más conflictos bélicos que dejan miles de muertos y millones de personas sin hogar y desterrados en campamentos de refugiados. Más de 250 millones de niños están sufriendo esta situación, y Unicef es una de las oenegés -presente en más de 190 países y territorios- centra sus esfuerzos en ayudar a que estos menores y sus familias puedan mejorar sus condiciones de vida.

Si hasta el año pasado esta organización no gubernamental solía participar anualmente en más de 250 emergencias, en el 2015 tuvieron que responder a un total de 310, una cifra muy por encima de la media de las últimas décadas y que se debió a la sucesión de conflictos armados en países como Siria o Yemen y a las consiguientes crisis de refugiados y migrantes. A todo ello también hubo que unir los problemas de malnutrición y falta de atención sanitaria que atraviesan las poblaciones de Sudán y Nepal, y las demoledoras consecuencias que dejaron para sus habitantes las catástrofes naturales en Ecuador o Haití.

Estas son algunas de las situaciones de emergencia que más titulares ocuparon en los informativos y medios de comunicación, pero desgraciadamente existen otras que no tienen tanta repercusión, pero que también sufren miles de víctimas indefensas. Hasta allí viajó el personal de Unicef, que vio cómo cada día millones de niños crecían entre escombros, destrucción y miedo, asolados por las enfermedades y la desnutrición, y obligados muchas veces a coger las armas reclutados por las fuerzas armadas. Ante este panorama, las actuaciones de la Unicef se centran en tres ámbitos: la supervivencia, la educación y la protección.

Durante el año pasado, la oenegé realizó campañas masivas de vacunación y distribución de agua potable para proteger a los menores del contagio de enfermedades que en su países pueden convertirse en mortales, además de facilitarles todo tipo de alimentos para luchar contra la desnutrición. También se habilitaron espacios de educación informales para que los menores tengan acceso a la escuela -un derecho recogido por la ONU, y se pusieron en marcha mecanismos de protección para salvaguardarlos.

Para poder realizar todas estas acciones, Unicef necesita recursos y, a pesar de que cuenta con el soporte de muchos colaboradores, no son suficientes para hacer frente a las necesidades que surgen cada día. Por este motivo, la organización no gubernamental acaba de poner en marcha la campaña Uno más uno es mucho más, que tiene como objetivo poner el foco en la importancia de que cada aportación, ya que, por pequeña que parezca, es vital para poder comprar más vacunas y medicinas, alimentos, construir más escuelas y refugios y ayudar a proteger a más niños.

Donativos

El cantante David Bisbal ha sido uno de los primeros en sumarse a esta nueva iniciativa, donando a Unicef la canción Duele demasiado, en la que dice: «Me duele demasiado saber que hay millones de niños inocentes que están sufriendo. Lo hago de corazón, como un homenaje a su valentía y con el deseo y la esperanza cierta de que es posible conseguir, entre todos, una vida más digna para ellos; una vida en la que puedan disfrutar de su infancia». Todos aquellos que también quieran contribuir a que la ayuda de Unicef llegue a más niños pueden hacerlo a través de la web www.unicef.es/unomasuno, o enviando un mensaje de móvil solidario al número de teléfono 38080 y escribiendo únicamente la palabra Unicef. El coste del SMS (disponible en las operadoras Movistar, Vodafone, Orange, Amena, Yoigo y Euskatel) será de 4 euros, que se donarán íntegramente a la oenegé, para que siga invirtiendo todos estos recursos en ayudar a los menores más necesitados y que peor lo están pasando.

Votación
0 votos
Comentarios