La violencia de género, en un libro de la única escuela de escritura de Galicia

«La muñeca rota» pretende ser una gota de agua con la que ayudar a poner remedio a esta lacra social

.

a Coruña / La Voz 06/08/2016 11:32 h

Es una gota de agua con la que ayudar a poner remedio a la lacra social de la violencia de género. Es la aportación de un variadísimo grupo de profesionales que un día sintieron la necesidad de escribir y aparecieron por la única escuela de escritura que hay en Galicia: Polisemias. Es el resultado del trabajo de todo un curso en el que han estado dándole vueltas a todo lo que supone la violencia de género «y que ahora tiene todo su sentido con la publicación de este libro», argumenta Pedro Ramos, responsable del centro de A Coruña.

El volumen lleva por título La muñeca rota, ha sido editado por Espacio Cultura y será presentado mañana, domingo, a las 21 horas, en la feria del libro de A Coruña. Al acto está previsto que asistan todos los autores de estos relatos que son: Lorena Salgado, Sandra Pazos, Víctor Grande, Isabel Olmos, Agustín Leal, Javier Pan, Iago Fandiño, Alba Lata, Monica Viana, Loïc Fontela, Fini González, Miguel Reviejo, Javier Tato, Rafa Juana y Diego Fraga, además del editor, Jose Luis Pardo, y de Pedro Ramos, coordinador de los talleres.

En declaraciones a Radio Voz, en el programa Voces de A Coruña presentado por Fernando Molezún, varios autores de estos relatos destacaron la diversidad del grupo, tanto profesional -un médico, una jueza o un policía-, como en edad, puesto que el más joven apenas supera los 20 años «mientras que yo llevo 35 años de carrera como médico».

Cada uno aporta su visión sobre la violencia («empezamos con la de género pero luego la extendimos a otras», detalla Ramos) a través de sus relatos, con enfoques diferentes, si bien confiesan que la tarea no es tan fácil como puede parecer: «Lo duro es encontrar la voz para el relato, la perspectiva del mismo...».

Lo que tienen claro es que con la publicación del libro, el cuarto que escriben los alumnos de Polisemias, «los relatos ya dejan de ser nuestros y pasan a ser de los lectores». Algunos reconocían que si bien se habían acercado a la escritura por curiosidad, «una vez que entras ya no puedes salir» y ahora tratan de combatir con ella la violencia de género.

Votación
14 votos
Comentarios