Ver el cielo estrellado en el agosto gallego

El turismo astronómico ofrece un valor por descubrir y al alcance de cualquiera

.

Decía el naturalista francés Jean Baptiste Lamarck que el hombre nunca mira al cielo porque siempre lo tiene a la vista. No le faltaba razón. El firmamento gallego es un gran desconocido para la inmensa mayoría, en general poco acostumbrada a curiosear y contemplar la esfera celeste. En verano, la mayor cantidad de tiempo libre, las buenas temperaturas y el mayor número de noches despejadas conforman la época más propicia para la observación.

Según el astrofísico y divulgador científico Borja Tosar, para disfrutar de las maravillas del cielo nocturno basta con alejarse todo lo posible de los núcleos urbanos, una tumbona o una simple manta, ropa de abrigo y una aplicación móvil, como Google Sky para Android o Star Walk para iPhone, tremendamente sencillas y útiles. Por delante en el calendario, fenómenos curiosos y fechas imprescindibles: ilusiones lunares (el día 18 de agosto), alineaciones (de Júpiter y Venus el día 27) y las populares Perseidas (la noche del 11 al 12).

Las posibilidades que brinda el firmamento gallego son enormes. Un dato: a simple vista y en buenas condiciones, en Galicia se pueden contemplar hasta tres mil estrellas. «Son muchísimas, pero apenas representan el 1 % de las estrellas de nuestra Vía Láctea», afirma Tosar. Además, hay multitud de galaxias, nebulosas y cuerpos que se pueden descubrir con la ayuda de unos simples prismáticos.

Las estrellas del verano son tres: Vega, Debed y Altair, todas de primera magnitud, que forman un triángulo que asoma por el este al anochecer y desaparece por el oeste antes de la salida del Sol. Por lo que respecta a las constelaciones, Tosar destaca las de Escorpio y Sagitario como las más espectaculares, sobre el horizonte sur. «Un paseo con anteojos por esa zona corta la respiración», asegura.

Este mes se pueden ver también la mayoría de planetas de nuestro sistema solar de un simple vistazo. Júpiter, Venus y Mercurio se observan con cierta dificultad, más sencillos de localizar son Marte y Saturno sobre el sur. Para diferenciar entre astros, el no iniciado puede servirse del mayor brillo que emiten los planetas con respecto a las estrellas.

Dos zonas de la geografía gallega son especialmente aptas para el turismo astronómico: Pena Trevinca y el Parque Nacional de las Illas Atlánticas, que han recibido además la consideración de Destinos Turísticos Starlight, según Tosar, el equivalente astronómico a la bandera azul.

La inmensidad del firmamento. Un activo por explorar y al alcance de todos. Una experiencia que Borja Tosar asegura que «no decepciona».

Votación
3 votos
Comentarios