Más de la mitad de los padres gallegos creen que sus hijos tienen demasiados deberes

Es uno de los asuntos más polémicos entre la comunidad educativa

Redacción / La Voz

Los deberes que mandan los profesores para hacer en casa son un asunto que genera gran polémica entre los diferentes componentes de la comunidad escolar, sobre todo entre los padres que, en muchos casos, han tenido que ayudar alguna vez a sus pequeños a hacerlos. Sondaxe, el instituto de estudios sociológicos de La Voz, ha realizado una encuesta para saber qué opinan los progenitores al respecto. Su resultado: un 52,3 % de los consultados creen que los profesores ponen demasiadas tareas a sus niños, frente a tan solo un 28,2 % que opinan justo lo contrario. Pero el asunto no puede tratarse de forma homogénea. Es lo que dicen los expertos.

Durante unas jornadas organizadas el mes pasado en Noia por un grupo de padres para debatir sobre las tareas escolares, el catedrático de Didáctica de la Universidade de Santiago (USC), Miguel Zabalda, aclaró que, en términos genéricos, hay que tener en cuenta cada caso particular y, sobre todo, la etapa educativa de la que se está hablando.

De hecho, no puede aplicarse el mismo rasero a un alumno de primaria que a uno de secundaria o a alguien que ya esté cursando el bachillerato. En este sentido, este catedrático cree que, por ejemplo, en primaria los deberes no aportan mucho cuando el alumno va bien. Y desde CEAPA, un colectivo que aglutina en toda España a unos 12.000 colectivos de padres de colegios públicos, abogan por que no haya tareas en esa primera etapa educativa porque no son más que una prolongación de la jornada. Es justo lo contrario de lo que piden desde Concapa, un grupo que componen unas 2.500 asociaciones.

Aquí en Galicia un decreto aprobado hace unos años deja en manos de cada centro la libertad de poner deberes o no. Atrás queda aquel curso de 1984 en el que el entonces ministro socialista de Educación prohibió las tareas para casa.

La polémica no solo está servida en nuestro país. Estados Unidos, Canadá, Alemania o Francia no tienen en primaria.

Una de las cuestiones que alegan los defensores de acabar con los deberes, al menos en esa etapa escolar, es que los horarios de los padres han llenado la agenda de los alumnnos de actividades escolares, algo que sumado al tiempo que han de dedicar a la realización de deberes no les deja tiempo suficiente para disfrutar del tiempo libre. Y es algo necesario.

Los progenitores creen que estudiar una hora y media es lo recomendable

Un informe de prestigio internacional como el PISA indica que el rendimiento escolar es directamente proporcional al tiempo de estudio dedicado, pero parece que en la práctica algo está ocurriendo. Al menos en España. Y es que, según ese mismo documento, nuestro país, donde los alumnos dedican una media de 6,5 horas a la semana a la realización de deberes, acaba entre los estados con peores resultados. Por contra, Finlandia donde dedican tres, marcha a la cabeza.

La cuestión es ¿cuánto tiempo deben destinar los alumnos a los deberes fuera de la jornada escolar? Los padres consultados por Sondaxe indican que en primaria deberían bastar unos 51,48 minutos al día, mientras que estos deberían elevarse hasta los 87,82 en secundaria. Curiosamente son los padres consultados de entre 35 y 54 años, los que les parece que hay que trabajar más, hasta los 90,33 minutos, en esa última etapa previa a la educación superior. Por densidad demográfica también hay diferencias, siendo los que viven en las ciudades los que rebajan la media hasta los 82,80. La cuestión, como dicen los expertos es que no puede marcarse una norma general porque cada alumno es un mundo. No solo eso. También depende del método didáctico de cada profesor o de la política que el centro ve como mejor para lograr el objetivo.

La opinión de los padres excede el tiempo ideal que marcan algunos trabajos publicados en revistas del ramo. Un estudio de la Universdad de Oviedo, por ejemplo, apuntaba que una hora de estudio al día basta para que un adolescente pueda lograr un redimiento escolar adecuado. Añadir un poco de tiempo, afirma, solo otorga una ligera mejora y mucho más puede causar el efecto contrario.

Ayudan a los niños con la tarea y algunos incluso la hacen por ellos

La realización de las tareas escolares no solo es una cosa de los alumnos. De un tiempo a esta parte, al contrario de lo que ocurría en la generación de sus progenitores, se ha convertido en un trabajo al que también ayudan los padres. Lo reconocen los encuestados por Sondaxe. Un 24,5 % de las personas consultadas dicen que colaboran en las tareas, un porcentaje que muestra como son mayoría, ya que un 67.6 % de los encuestados no tiene hijos en edad escolar y, por tanto, no tienen a quién ayudar. Y no importa el lugar donde vivan porque apenas hay cambios entre la costa y el interior.

La cuestión no es que les echen una mano en un momento puntual. El problema, como explicaron en su día fuentes de Educación, es que algunos padres hacen la tarea por ellos. La actitud, en lugar de ayudar al alumno, lo que hace es perjudicarle, ya que dejan de responsabilizarse de lo que tienen que hacer. Es lo que explican los expertos en educación

Votación
9 votos
Etiquetas
Sondaxe Encuesta de Sondaxe Demografía Educación
Comentarios