Las ANPAS piden a las familias que no lleven a sus hijos al centro el día de la reválida

La Plataforma Galega en Defensa do Ensino Público convocó una protesta que fue secundada en numerosos centros gallegos


La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), mayoritaria en la enseñanza pública, pide a las familias con hijos en edad escolar que no cumplimenten los cuestionarios de contexto diseñados por el Ministerio de Educación y complementarios a la evaluación de sexto de Primaria, la llamada reválida. También pidió a las familias que no lleven a sus hijos al centro el día de la prueba.

En los cuestionarios, que para CEAPA son «segregadores», se pregunta a los padres desde el número de libros que tienen en casa hasta su nivel de estudios, y a los hijos, si han repetido algún curso o qué tiempo dedican a hacer los deberes. «La intencionalidad de los cuestionarios es segregar a las familias y al alumnado dependiendo de su situación económica, social, laboral, formativa y de su nacionalidad, haciéndoles responsables de los resultados del sistema educativo, con intención de desviar la atención sobre los efectos demoledores que han supuesto los recortes», denuncia CEAPA, al tiempo que advierte de que se pretende hacer de forma «sesgada» un «ránking» de centros.

Además, recuerda que los datos personales de las familias ya los tiene la administración tanto en las declaraciones de Hacienda como en los impresos de matrícula. Por ello, invita a las familias a no completar los cuestionarios, limitándose a firmarlos y poniendo una anotación pidiéndole al Ministerio que recaude los datos de los archivos correspondientes. Para CEAPA, «el éxito escolar no debe depender de la nacionalidad del alumnado, la situación laboral de su familia, el color de su piel, de dónde haya nacido, de los estudios de sus padres, de las creencias de su familia, del tipo de familia que sea, de la orientación sexual o del número de miembros de la familias».

CEAPA se opone a la realización de las evaluaciones en sexto de Primaria, y aconseja a las familias que están en contra que no lleven a sus hijos al colegio los días en que se realicen las pruebas para evitar que sean examinados. Lo mismo propone con la evaluación de 3º de Primaria, como ya anunció el pasado curso. En este sentido, reclama a las comunidades autónomas gobernadas por partidos diferentes al del gobierno en funciones y que han apoyado la Proposición No de Ley aprobada en el Parlamento que pedía la paralización de la implantación de la LOMCE, que sean «consecuentes» y «regulen las reválidas de tal forma que no afecte ni anímica ni académicamente al alumnado».

«En nuestro sistema educativo, nuestras hijas e hijos ya son sometidos a exámenes suficientes, más bien excesivos, como para que el profesorado tenga la información necesaria para evaluar sus conocimientos, pero por lo que parece, la intencionalidad del Gobierno en funciones es poner un camino de pruebas, competiciones, trabas y rivalidades para aislar a los más desfavorecidos y apartarlos del sistema», subraya. Por el contrario, la Confederación Católica de Padres de alumnos (CONCAPA), defiende que «donde tienen que estar los niños es el colegio» y que están «acostumbrados» a ser evaluados de forma sistemática durante el curso por lo que estas pruebas no deben suponer «nada extraordinario» para ellos.

Protestas en centros gallegos

Esta semana, las comunidades gobernadas por el PP van a poner en marcha las evaluaciones con arreglo al decreto del Gobierno del pasado 20 de noviembre, que regula las características de estas pruebas. En Galicia se celebrarán el 11, 12 y 13 de mayoLas comunidades socialistas no han cerrado la fecha para que los profesores hagan los informes de sus alumnos. Sólo la consejera de Educación andaluza, Adelaida de la Calle, indicó este jueves 5 de mayo que en su región se hará esta evaluación «individualizada» la primera quincena de junio.

Las protestas de los padres han sido generalizadas en Galicia. La Plataforma Galega en Defensa do Ensino Público se concentró esta mañana a las puertas del CEIP Ramón de la Sagra de A Coruña.  La protesta fue secundada por miembros del personal docente del centro, sosteniendo pancartas con el lema «Nin LOMCE, nin reválidas». «Atopámosnos cunha percepción moi positiva do respaldo das familias ao que vai ser o boicot das reválidas», afirmó Suso Bermello, miembro de la plataforma y portavoz del sindicato CIG Ensino, quien señala que «moitos pais xa trasladaron aos titores de sexto de primaria que van secundar o boicot». Aunque matiza que «é imposible saber datos» exactos porque «forma parte da decisión individual de cada unha das familias».

En Viveiro, el Anpa del CEIP de Galdo, se concentró esta mañana ante la puerta del centro, para manifestar «o total rexeitamento» a la Lomce y a las reválidas, tanto en Primaria como en la ESO y bachillerato. Consideran que las pruebas de evaluación previstas «pretende pór as maiores trabas posíbeis para a continuación dos estudos». Consideran «unha aberración desde o punto de vista pedagóxico someter ao alumnado a unha presión innecesaria», que se limitan «a avaliar o ámbito lingüístico, matemático e científico-técnico, menosprezando a adquisición doutras competencias».

En Pontevedra el colegio público Barcelos también se unió a las protestas uniéndose a la convocatoria realizada por la Plataforma Galega en Defensa do Ensino Público. Los promotores de la protesta consideran la prueba como perjudicial para la enseñanza pública gallega y abogan por su supresión. 

Votación
3 votos
Etiquetas
Anpas Ministerio de Educación LOMCE
Comentarios