Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Cuidado, no diga piropos en Portugal

Una ley penalizará con hasta tres años de cárcel las expresiones subidas de tono lanzadas a las mujeres con una clara connotación se acoso sexual

La Voz / Lisboa, 11 de enero de 2016. Actualizado a las 05:00 h. 15

0
0
0
0

Las expresiones y los piropos subidos de tono lanzados a las mujeres con una clara connotación o intención de asedio sexual, ya son crimen en Portugal y se pueden penalizar con hasta tres años de prisión cuando se «intimida o inoportuna sexualmente a menores de 14 años» y «hasta año y medio a mayores de edad». Así se especifica en la modificación legislativa de los artículos 170 y 171 del Código Penal luso.

Dicha alteración tuvo lugar en septiembre del año pasado, para adaptarla a la Convención de Estambul del 2011, del Consejo de Europa, que pretende prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica.

Se da la casualidad que fue una de las últimas modificaciones legislativas aprobadas, en septiembre del año pasado, por el ejecutivo de centroderecha del exprimer ministro Passos Coelho, y contó con los votos a favor de casi todos los diputados del Parlamento luso. Frases oídas tantas veces por las chicas y mujeres portuguesas desde la adolescencia como: «Comia-te toda» (te comería entera) pueden conducir directamente a la cárcel a quien las pronuncia.

El asunto no ha estado exento de polémica y ha suscitado numerosos comentarios a favor y también críticas durante los últimos dos años.

Encendido debate

Todo comenzó a inicios del 2013, cuando Cecília Honório, diputada del Bloco de Esquerda, hermanado con Podemos, quiso dar voz a la petición de la organización feminista UMAR (Unión de Mujeres Alternativa y Respuesta). El proyecto de Ley del Bloco para modificar el artículo 170 del Código Penal acabó por no ser aprobado ese año en el Parlamento.

La izquierda y la derecha lusa votaron a favor en septiembre de 2015. Tras 30 meses de encendido debate en las redes sociales, y en el seno de los principales partidos políticos lusos, la penalización de los piropos obscenos en Portugal se produjo en la Asamblea de la República semanas antes de las elecciones del 4 de octubre del año pasado, ganadas sin mayoría absoluta por la coalición de centroderecha Passos Coelho, tumbado, tras 11 días en funciones, por la alianza de izquierda del socialista Antonio Costa, actual primer ministro.

El gato al agua

Aunque la primera propuesta partió del Bloco de Esquerda, no fue el Bloco sino el PSD, el partido de Passos Coelho, gracias al buen trabajo de Carla Rodrigues, diputada del PSD en la anterior legislatura, quien consiguió llevarse el gato al agua y ver aprobada por fin la alteración en el Parlamento, con los votos a favor de la izquierda y de la derecha. Rodrigues ha declarado recientemente: «Las mujeres están ahora mucho más protegidas en Portugal, ya que la penalización se aplica a cualquier edad y en cualquier circunstancia o lugar en el que el agresor practique dichos actos obscenos».

Lo que se considera crimen

Tras la reciente la modificación legislativa, en el artículo 170 del Código Penal portugués se establece: «Quien ofenda a otra persona practicando delante de ella actos exhibicionistas, formulando propuestas o frases de índole sexual o insinuándole cualquier contacto contra su voluntad de naturaleza sexual será penalizado con hasta un año y medio de prisión o con pena de multa». Además, en el artículo 171 se agrava la condena para quien «ofenda sexualmente a menores de 14 años, quien estará sujeto a una pena máxima de tres años de cárcel». La ley seguro que cerrará muchas bocas.

Temas relacionados

Publicidad

Comentarios 0