Paisaje nuevo


New Horizons acaba de llegar al límite del sistema solar, Plutón. Las emociones son las mismas que las de un niño que sale por primera vez de su barrio. Estamos ante un paisaje nuevo y emocionante, el más pequeño detalle nos llama la atención y es constante la sensación de lo diferente que es todo. No sabemos que vamos a encontrar. Puede ser un mundo frío cubierto por placas de hielo o un planeta rocoso lleno de cráteres como la Luna. Géiseres con grandes erupciones pueden cubrir el horizonte o, por el contrario, puede ser un objeto muerto geológicamente. Tiene una órbita excéntrica, su distancia al Sol varía mucho y con ella su temperatura. Esto puede provocar que su atmósfera se congele y caiga a la superficie en una helada, para volver a evaporarse en los momentos cálidos. Un planeta con una atmósfera pulsante, que aparece y desaparece.

Quizás sea rojo. Es posible que la luz del Sol forme compuestos químicos complejos en su superficie de este color. Más que un tema estético es la clave para entender cómo se forman estas moléculas, que fueron la sopa de la que surgió la vida en la Tierra, y entender si estos procesos pueden ocurrir en otros planetas.

Pero lo más sorprendente será algo que no esperamos y llegara como un nuevo descubrimiento entre los datos de la sonda. Nos lo hubiéramos perdido si nos llegamos a quedar en casa. Si crees que no queda nada por explorar, estás equivocado.

Votación
5 votos
Tags