Laura Ramos Cuba: «Cruzo os dedos coa Xunta»


El mismo día que el Ministerio de Educación se sacaba de la manga y exponía en el BOE el cambio de criterio a la hora de repartir las ayudas para las estancias Erasmus se enteró Laura Ramos, estudiante de Xornalismo en la Universidade de Santiago, de que se había quedado sin los cien euros mensuales con los que contaba, correspondientes a la ayuda lineal procedente de Madrid. Se enteró por medio de un amigo que comparte con ella destino erasmus y que le envió por correo el enlace a la resolución ministerial. Ella es uno de los cientos de casos de estudiantes que estando ya en su destino para realizar el intercambio se encontró de narices con que iba a tener menos ingresos de los que pensaba.

A Laura le denegaron la beca el pasado curso y cree que es muy injusto que se basen en datos de hace nada menos que dos años para otorgar las ayudas, porque «as situacións poden ter cambiado».

De todas formas, es de las que no renuncia a su estancia en el extranjero, en este caso en Oporto, a pesar del varapalo, aunque tiene conocidos que sí que lo están valorando. «Ata agora non falei cos meus pais, pero agora terei que sentarme a falar con eles» porque, como en otros muchos casos, es probable que sean los progenitores los que se hagan cargo de lo que deja de pagar el Gobierno.

Y lo que es más, aunque en un principio parece que Portugal tiene un nivel de vida similar, o incluso algo inferior que en Galicia, esta futura periodista se ha encontrado con que en realidad está gastando más que cuando vivía en Santiago. En Compostela era usuaria del sistema universitario de residencias y ahora comparte piso, pero en lo que más nota el cambio, por ejemplo, es en la cesta de la compra, que es mucho más cara en el país luso que aquí, y en otros productos «porque o IVE é moito maior».

«Un batacazo»

¿Y ahora qué? «Cruzo os dedos coa Xunta», dice Laura Ramos, que de todos modos recibió un correo electrónico de la USC diciendo que no estaba del todo claro que la ayuda complementaria de la Xunta fuese a llegar tampoco. «É un batacazo» porque uno cuenta con el dinero, que además suelen adelantarlo los propios estudiantes porque los ingresos se hacen a mediados de curso o incluso «cando xa non estás de erasmus», afirma esta universitaria.

La Consellería de Educación explicó ayer que sobre su programa de ayudas complementarias para las estancias Erasmus no se prevén cambios por el momento, a la espera de que el Ejecutivo central concrete cómo se va a desarrollar la resolución publicada en el Boletín Oficial del Estado.

El año pasado, la Xunta dedicó un total de 1,3 millones de euros a este programa, 300.000 euros mas que el pasado año -o lo que es lo mismo, un 30 % más- que ofrecía unos 70 euros por mes de estancia en el extranjero de los universitarios gallegos (podían ser entre tres y nueve meses) más unos 500 euros adicionales a los que podrían optar los mejores expedientes académicos una vez repartidas las ayudas.

Votación
6 votos