¿Tiene sentido que haya zoos?

Costa Rica ha decidido terminar con sus dos zoológicos públicos, una iniciativa que muchas asociaciones ecologistas reclaman desde hace años

m. p.
redacción / la voz

Los dos zoológicos públicos de Costa Rica cerrarán sus puertas el próximo año: uno se convertirá en un jardín botánico, sin animales en cautividad, y al otro se le buscará un fin similar. Los 400 animales que habitan en ellos serán puestos en libertad, o, de no ser posible, se enviarán a centros de protección.

La iniciativa del Gobierno costarricense es la que piden muchos activistas, criticando sobre todo las malas condiciones de algunos parques. En Montevideo unos ecologistas se enjaularon durante doce horas en el centro de la ciudad, con el eslogan «Nosotros 12 horas, ellos toda su vida». En Indonesia los activistas denunciaban que en el Surabaya de la isla de Java los animales se morían de hambre y pedían su clausura inmediata, adjuntando fotos y recortes en los que se anunciaban misteriosas muertes de los animales. En Acapulco hubo manifestaciones en contra del parque Papagayo, tras la muerte del león Guacho.

En España las peticiones se multiplican en los últimos años. En Sevilla, la asociación Igualdad Animal se enjauló pidiendo el cierre total de todos los zoológicos, justificándolo con que se maltrata a los animales para utilizarlos como entretenimiento. En Barcelona, el pasado 3 de agosto, se realizó un acto informativo sobre el mismo tema, y en La Rioja se pide el cierre y la reubicación de todos los animales debido a las malas condiciones de las instalaciones.

Además de lo anterior, el escritor José Saramago ya había escrito en su blog un relato en el que pedía el cierre de todos los zoológicos del mundo, así como el cese de la utilización de animales para cualquier otro tipo de entretenimiento, justificando que para la educación hoy se pueden utilizar otros medios igual de realistas sin necesidad de torturarlos.

Parques naturales

Las peticiones sobre el cierre de los centros son muchas, pero también hay quien opina que son un buen modo de entretenimiento, y que dependiendo del estado de sus instalaciones, los animales viven de una manera adecuada. Es el caso de los que se denominan parques naturales, que cambian el formato de jaulas más o menos grandes por parcelas más amplias que imitan el hábitat natural de la especie. Además, justifican que los parques zoológicos o naturales no solo son un medio de entretenimiento, sino también de concienciación ecológica, además de buenos recursos educativos.

En Galicia actualmente existe un zoo, en Vigo, con el que La Voz intentó ponerse en contacto sin éxito, y un parque natural, Marcelle, que defiende que sus animales viven en tranquilidad y que sus instalaciones no se limitan al entretenimiento, sino que ayudan a la educación de los más pequeños. Los objetivos del centro son: la conservación de la biodiversidad a través de la protección de la fauna silvestre; el bienestar animal, alojando los ejemplares en lugares que satisfacen sus necesidades físicas y psicológicas; la protección de especies amenazadas mediante la participación en programas de cría en cautividad; y la investigación.

Sin reproducción en cautividad

Por otra parte, las asociaciones ecologistas ven el panorama un poco diferente. Rubén Pérez, coordinador de Libera! en Galicia, considera que «los zoos no tienen ningún fin más allá de cobrar entrada por ver animales caricaturizados», con un comportamiento muy diferente al que tendrían en su hábitat. Además, apoya la «reconversión de los parques en centros de conservación de la fauna», donde su supervivencia no dependa de unos cuidadores. Desde la asociación se cree que los animales no pueden adaptarse al medio tras vivir en cautividad ya que, entre otras amenazas « no temerían a los cazadores furtivos». Por ello, creen que la solución es impedir la reproducción en cautividad y que «los animales que tuvieron la mala fortuna de nacer en un zoo mueran en él de manera natural», aunque considera que «es muy triste que no conozcan su hábitat».

El drama del oso «Knut» en Berlín, aviso a la sociedad

Knut nació en el zoo de Berlín en el 2006. Su madre lo abandonó, y los trabajadores del zoo se hicieron cargo del pequeño. Su principal cuidador no se separó de él en los primeros meses, lo que lo llevó sentir una gran atracción por los humanos. El revuelo mediático que causó, por las opiniones variadas sobre si deberían haberlo dejado morir, consiguió que el osezno se convirtiera en el centro de atención del recinto y de los medios de comunicación de todo el mundo. Los niños se manifestaron a su favor, las visitas al zoo se multiplicaron y Knut se convirtió en una marca registrada de la que había todo tipo de merchandising. Al igual que sucede con muchos jóvenes famosos, su actitud se volvió arisca cuando dejó de ser el centro de atención y los críticos vieron en ello un motivo más para estar contra los zoos. Knut falleció repentinamente en el 2010 y su muerte reabrió la polémica: ¿Debe el hombre intervenir en la naturaleza o dejar que siga su curso aunque parezca cruel?

Votación
28 votos