Los pediatras recomiendan a los padres no llevar a los niños a la guardería antes de que cumplan los 2 años

Recuerdan que los menores que acuden a los centros infantiles sufren más enfermedades que los que se quedan en casa


Pediatras reunidos en el 62 Congreso Nacional de la Asociación, que se ha celebrado recientemente en Sevilla, han aconsejado que la edad para llevar al niño a la guardería sea a partir de los dos años, según han informado este martes, a través de un comunicado remitido por el comité organizador de este evento.

Según exponen, llevar a los pequeños a la guardería es una decisión que influye en el desarrollo del menor desde el punto de vista social, cognitivo e incluso inmunológico, por lo que recomiendan esperar a que los niños cumplan los dos años para llevarlos a estos centros, ya que cuanto mayor sea el pequeño mejor tolerará la incorporación y asistencia desde todos los puntos de vista.

Del mismo modo, los pediatras sostienen que la edad también es un factor determinante para preparar el sistema inmunológico frente a los constantes focos de infección que se generan en los centros. De hecho, desde la AEP sostienen en su comunicado, en el que aluden a diversos estudios, que los niños que acuden a guarderías sufren más enfermedades que los menores que se quedan en casa.

«Se calcula que, de media, un niño que va a la guardería tendrá alrededor de 10 procesos febriles al año, casi uno al mes», ha comentado al respecto el doctor Jordi Pou, coordinador del Comité de seguridad y Lesiones Infantiles de la AEP.

En opinión del doctor Antonio Jurado, presidente del Comité Científico del Congreso, «se han descrito unos 200 virus, la tercera parte de ellos rinovirus, responsables del catarro común, que se propagan con facilidad a través de la saliva que se elimina al toser, por los juguetes y objetos que manipulan».

Por eso, insiste, «es fundamental un correcto y frecuente lavado de manos de los adultos que están en contacto con estos niños». Y es que, según subraya el doctor Pou, «el aumento de infecciones en las guarderías es evidente. Un estudio realizado en 2006 reveló un descenso del 34,6 por ciento en las visitas a urgencias durante una huelga de guarderías».

Con todo, resaltan que el hecho de asistir a una guardería da pie a un desarrollo precoz del sistema inmunológico. «Se estima que en los primeros cuatro años de vida el niño padece unas 100 infecciones víricas que, sin embargo, fortalecen sus defensas. Aun así, cuanto más tarde se incorporen a la guardería, mayor tolerancia a los virus tendrá el menor. El riesgo de una bronquiolitis no es el mismo en un lactante de dos meses que en un niño de dos años», opina el doctor Jur.

Mayor adaptación y socialización

En el ámbito social, los expertos refrendan la teoría de que los niños que acuden a centros preescolares muestran mayor capacidad de adaptación y socialización en el inicio de la escolarización.

Según el doctor Jurado, «para un niño de dos años y medio puede ser positivo acudir a uno de estos centros para que, al llegar la escolarización obligatoria, tenga superado el trauma de separarse de la madre y tenga más facilidad para relacionarse con sus compañeros y sentirse menos aislado ante la nueva situación».

No obstante, a juicio del doctor Pou, «la capacidad de socialización depende de cada niño y del entorno en el que se haya desarrollado, ya que un menor que no haya ido a la guardería, pero que se haya criado con hermanos o primos no presentará diferencias psicosociales relevantes».

Desde el punto de vista cognitivo, los expertos sostienen que las aptitudes de los menores no se ven especialmente afectadas por el hecho de asistir o no a un centro infantil, ya que su comportamiento en los primeros años se ve favorecido principalmente por una sola persona: su madre o quien le sustituya en los cuidados.

Votación
131 votos
Tags