El can de Palleiro se lanza a colonizar América

«Rubia», una cría de la raza can de palleiro, partirá el viernes hacia Brasil con la misión de fundar una estirpe en Latinoamérica

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La perrita de la foto se llama Rubia, es ferrolana y tiene tres meses de vida. Pero no es una cría más de can de palleiro, una de las cuatro razas caninas que posee Galicia. Rubia está llamada a una misión excepcional: fundar una estirpe en Brasil. Ella será la simiente de una población estable al otro lado del Atlántico. El viernes partirá hacia el país americano esta joven colonizadora, en compañía de su dueño, Eduardo Gómez Grandal, brasileño de nacimiento pero hijo de brigantinos.

En una granja próxima a Sao Paulo corretea desde hace tres años otro can de palleiro, Galego, un macho que Gómez Grandal se llevó como perro pastor para controlar rebaños de vaca nelore (cebú). Y el éxito fue «formidable».

«El can de palleiro es un pastor excepcional. Él solo mete el ganado en su sitio, lo conduce perfectamente, acompaña bien al caballo y es muy fiel», resalta Gómez, cuya granja experimental cuenta con trescientas vacas.

Pero la misión de Rubia, aparte de trabajar también con las reses en este lugar, será «implantar la raza dentro de un par de años y expandirla por diversas zonas de Brasil». Gómez criará estos perros para venderlos entre ganaderos locales con rebaños inmensos que necesitan animales cualificados para controlarlos. «Creo que la labor del can de palleiro puede ser fantástica en las numerosas granjas de hasta 5.000 vacas que tenemos en Brasil».

En espera de que Eduardo se lleve a su colonizadora pasado mañana, es Ernesto Fernández, presidente del Club Can de Palleiro, quien custodia al cachorro. Esta agrupación no se dedica a criar, pero sí dirige las camadas, con una lista de espera para los interesados en conseguir ejemplares de esta raza autóctona. «Es un servicio que ofrecemos a los dueños de las hembras. Si les sobran cachorros, los ponemos en contacto con posibles compradores», explica.

¿Y cuál es el precio de un can de palleiro de tres meses? Muy variable; «de 250 a 500 euros, pero digamos que 350 puede ser un término medio razonable».

El pastoreo no es el único servicio que prestan con eficacia estos perros, que ya han sido probados con éxito «para guarda, búsqueda de personas, detección de drogas, ayuda a usuarios de sillas de ruedas» e incluso para la «detección del coma diabético», apunta Ernesto Fernández.

En cuanto al carácter, «el can de palleiro no es agresivo, aunque sí desconfiado, como buen gallego -bromea-. Si llega alguien nuevo a casa no deja de vigilarlo ni un momento».