Manuel Mota, experto en realzar la belleza femenina

El diseñador, director creativo de Pronovias desde hace 23 años, construía sus vestidos mediante la superposición de suaves corsés invisibles que sustentaban la prenda final

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El mundo de la moda nupcial perdió este martes a uno de sus máximos exponentes, el diseñador Manuel Mota, de 46 años, director creativo de la firma Pronovias, cuya vida estuvo siempre enfocada a crear vestidos que realzaran la belleza femenina y que favorecieran al máximo a cada tipo de mujer.

Manuel Mota siempre fue un hombre discreto en su vida privada, por lo que su familia ha deseado mantener esta discreción también en su muerte sin comunicar las causas y ha pedido «respeto por su dolor» en el momento en que al diseñador se le está practicando la autopsia y aún se desconoce cuándo será su funeral.

Nacido el 9 de julio de 1966 en Tarragona, pero residente en Barcelona, ciudad por la que sentía pasión, Manuel Mota se decantó por el el diseño frente a la arquitectura, otra de sus pasiones, a causa del «delicioso vestuario» que vio en la película My fair lady, protagonizada por Audrey Hepburn, y que le cambió la vida.

En 1990 y tras estudiar diseño textil en IADE (Institución Artística de Enseñanza) de Madrid tuvo la oportunidad de empezar a trabajar en el Grupo Pronovias, en el que llevaba 23 años como director creativo. Pionero a la hora de adaptar los vestidos de novia a las últimas tendencias, incorporando a cada traje novedosas líneas y conceptos, lanzó su primera colección exclusiva para Pronovias en el año 2008 en una época en el que se codeó en las pasarelas con Valentino, «un referente a seguir», según sus palabras.

En su afán por favorecer a la mujer, Manuel Mota construía sus diseños desde dentro del cuerpo femenino, mediante la superposición de suaves corsés invisibles que sustentaban la prenda final. Sus diseños eran siempre sencillos, funcionales y femeninos, tres conceptos que se resumen a la perfección en el «vestido camisero», una pieza ya imprescindible en todas sus colecciones. En sus trajes de novia nunca renunciaba a la confluencia de estilos, ni a los detalles y materiales exquisitos, con especial predilección por el rebrodé y el encaje francés más delicado.

Entre sus novias internacionales destacan Penny Lancaster -esposa de Rod Stewart-, la modelo Hanna Soukupova y en el panorama nacional ha vestido para su gran día a Genoveva Casanova, Ariadne Artiles, Alejandra Prat, Carmen Martínez-Bordiú, Nuria March, Ines Domecq, Caritina Goyanes, Amelia Bono, Charisse Verhaert y Astrid Klisans, entre otras muchas. Una de las mujeres que se vistieron de Manuel Mota el día de su boda, Amelia Bono, hija del político José Bono, ha destacado que el diseñador era «una persona fantástica», que será «siempre» parte de su vida.