McDonalds y Carrefour piden perdón a los consumidores chinos

La televisión pública reveló que cometían irregularidades con los alimentos

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La firma estadounidense de comida rápida McDonalds y la cadena de supermercados francesa Carrefour se disculparon ante los consumidores chinos por sus presuntas irregularidades en la manipulación de alimentos, reveladas por la televisión pública china (CCTV).

«Desde hoy, rectificaremos las operaciones de más de 1.400 restaurantes de China», declaró a la CCTV la vicepresidenta de McDonalds en el país, Sophia Luan, que se disculpó ante los clientes y lamentó «las fisuras» del sistema.

Alitas de pollo en mal estado

El pasado 15 de marzo, la CCTV emitió un programa especial en honor del Día del Consumidor en el que, siguiendo la tradición de los últimos años de revelar prácticas poco ortodoxas de empresas que operan en el país asiático, mostró cómo una franquicia de McDonalds de un barrio acomodado de Pekín infringía ciertas reglas sanitarias.

Por ejemplo, las cámaras de la cadena estatal grabaron la venta de alitas de pollo en mal estado o la recogida de productos del suelo para ponerlos de nuevo al servicio del consumidor.

El programa, que causó gran expectación entre la población pequinesa, provocó el cierre de la franquicia hasta que las investigaciones se completen.

Yan Chuanyan, supervisor de seguridad alimenticia, dijo que habían encontrado irregularidades tras su inspección, como que «los contenedores no estaban cubiertos y las tapas de las hamburguesas -almacenadas a temperatura atmosférica- estaban mezcladas con otros ingredientes, lo cual viola las reglas».

Por su parte, Carrefour también se disculpó ante la televisión pública después de que el mismo programa sacara a la luz el etiquetado con fechas incorrectas de ciertos productos, así como la venta de pollo de categoría media como si fuera alta.

«Perdón a todos los consumidores»

El director de seguridad alimenticia y calidad de Carrefour China, Xavier Bodenes, pidió «perdón a todos los consumidores por estos incidentes».

Ambas compañías afirman que contribuirán con las autoridades gubernamentales en las investigaciones para recuperar la alta reputación de la que disfrutaban.