Santiago es la ciudad española con mejor aire, según la OMS

Un estudio mundial en 1.100 urbes dibuja un mapa de la contaminación

la voz

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer ayer en Ginebra su nuevo mapa de la contaminación urbana, que recoge las medias anuales de partículas de hasta diez micras en suspensión en el aire. La medición se hace en microgramos por metro cúbico de aire, y se apunta desde la organización que si se supera la cifra de 20 ya es perjudicial para la salud.

Para elaborar este mapa, la OMS estudió la media de 1.100 ciudades de 91 países, que en España correspondió a 28 ciudades, una sola gallega, Santiago. Según apunta la OMS, en ningún caso se contabilizó la zona centro más contaminada en las grandes ciudades porque desvirtuaría la media.

El informe apunta que Santiago de Compostela es la urbe española con mejor aire, con 18 microgramos por metro cúbico de aire; le siguen Logroño, con 19, y Badajoz, justo en el límite de 20. A partir de ahí, todo lo estudiado en España supera el límite aconsejable de 20, y así, hay contaminación moderada en Vitoria (21), Palma y Valladolid (22), y San Sebastián, Burgos, Pamplona y Toledo (23). Algo peor es el aire de Marbella, Madrid y Salamanca (26 microgramos por metro cúbico de aire), Móstoles, Mataró y Oviedo (27), Santander (29), Bilbao (30), Jerez de la Frontera y Córdoba (31), Málaga, Cádiz y Jaén (32), Albacete (33) y Torrejón de Ardoz (39). Por encima de los 40 microgramos de PM10 por metro cúbico de aire están Granada (40), y Sevilla y Zaragoza (45).

Según explicó a Efe María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, la situación en España ha cambiado mucho en los últimos años, para mejor, a partir de la exigencia de la ciudadanía de vivir en lugares más limpios, y en ese sentido recordó que nuestro país -cuya media está en 29 microgramos de partículas de hasta 10 micras por metro cúbico de aire- mantiene una línea muy similar a la del entorno. Así, es similar a lo contabilizado en Bélgica, Francia, Alemania, Dinamarca, Holanda o Portugal.

Visto el mapa de la OMS, lo difícil es mantenerse a raya, en menos de 20 microgramos por metro cúbico de aire, y de hecho lo consiguen solo nueve Estados: Estonia (11), seguido de Isla Mauricio (12), Canadá (13), Australia (13), Irlanda (15), Bután (18), Mónaco (18), Finlandia (19) y San Marino (20).

La importancia del control de la calidad del aire se deduce de este dato: pasar de una media de 70 a una de 20 se traduce en una reducción del 15 % de la mortalidad en una ciudad. Y es que el mal ambiente ocasiona o agrava hasta 85 enfermedades: malaria, tracoma, chagas, filariasis o dengue son algunas; solo en infecciones respiratorias y diarreas hay más de tres millones de muertes cada año.

Votación
14 votos