La ONU necesita 1.100 millones para atajar el hambre en Somalia

El Banco Mundial aportará 350 millones y España anuncia que dará 25

la voz

La ONU lanzó ayer un llamamiento a la comunidad internacional para realizar una intervención «urgente» que acabe con la crisis alimentaria que vive el Cuerno de África, en particular las dos regiones del sur de Somalia donde ha sido declarado el estado de hambruna.

Varias agencias de la ONU y representantes gubernamentales se reunieron ayer de urgencia en Roma para abordar la emergencia que vive esa zona del planeta, donde preocupa, sobre todo, la supervivencia de los más pequeños, pues, según Unicef, más de 500.000 niños corren el riesgo de una muerte «inminente» por malnutrición.

De cara a la próxima conferencia de donantes, que se iniciará mañana, el director general saliente de la FAO, Jacques Diouf, afirmó que se necesitan 1.114 millones de euros en los próximos doce meses para hacer frente a la emergencia humanitaria. Según el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, esta cantidad se requiere solo para Somalia, donde «niños y adultos mueren diariamente a un ritmo aterrador», pero las agencias de la ONU solo han recibido la mitad de esa suma.

A la reunión de la ONU en Roma asistió la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, quien anunció el compromiso de España de colaborar con una donación de 25 millones de euros. «Esta es una reunión muy triste. No estamos convocados para hablar de la seguridad alimentaria ni del hambre, sino de la declaración de hambruna, que ninguno de nosotros habría pensado que se hubiera producido en 2011», indicó la secretaria de Estado. «La situación es dramática. Posiblemente es una de las peores crisis y afecta de forma lacerante a los más vulnerables, los niños y las mujeres», agregó.

Mientras tanto, el Banco Mundial ha comprometido 350 millones de euros para ayuda de urgencia a los más afectados en el Cuerno de África. Esta suma se agrega a los ocho millones desbloqueados ya para aportar una ayuda inmediata. «Es importante actuar rápidamente para disminuir el sufrimiento humano, pero también estamos atentos a las soluciones a largo plazo», declaró el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick.

Votación
3 votos