Crean un sistema de realidad aumentada que evoca la soñada teletransportación

El proyecto Beaming está desarrollado por un grupo de Investigación en Entornos Virtuales en Neurociencias y de Tecnología Experimental de la Universidad de Barcelona.


24/02/2011 21:58 h

No es la soñada teletransportación pero se le asemeja un poco. Gracias a la tecnología de realidad aumentada del proyecto Beaming, una serie de personas separadas físicamente por miles de kilómetros pueden tener la sensación de compartir un mismo espacio virtual en el que podrán interactuar entre ellos.

El sistema, desarrollado por un equipo liderado por el grupo de Investigación en Entornos Virtuales en Neurociencias y Tecnología Experimental de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona (UB), permite que el avatar de la persona a «teletransportar» (una imagen a tamaño natural de su cuerpo) pueda asistir a una reunión que se esté celebrando en un lugar remoto. O si, por ejemplo, se trata de un actor, participar en el ensayo de una obra de teatro en otra ciudad.

Así lo ha demostrado hoy desde Barcelona una estudiante cuyo avatar 3-D ha podido participar en la representación de una escena de Annie Hall junto a otro «compañero de reparto» que se encontraba a casi 3.000 kilómetros, en concreto, en un aula de la University College of London.

Desde la UB, la actriz-alumna (que hacía de Dianne Keaton) ha dado la réplica a su compañero (en el papel de Woody Allen) por medio de esta tecnología que combina neurociencia, realidad virtual y realidad aumentada (objetos virtuales y escenarios reales) desarrollada por el proyecto europeo Beaming.

Para que el sistema funcione y detecte los movimientos, la actriz (a la que se denomina «visitante») se ha tenido que colocar un traje con sensores, un casco de realidad virtual (que le permite ver a su compañero como avatar o en 3-D) y un micrófono. A partir de ahí se ha podido conectar con su «destino», donde el actor «local» le esperaba para ensayar.

En este ensayo realizado desde las dos ciudades, el «director» de la obra, ubicado físicamente en Barcelona, ha visto la representación virtual desde un ordenador y ha ido dando órdenes, mientras que un grupo de espectadores, con gafas 3-D, tenían también la posibilidad de interactuar por medio del dispositivo kinect de Xbox.

Mel Slater, director científico del proyecto, ha señalado que el objetivo de este trabajo es mejorar la tecnología de la telepresencia: «Que realmente se tenga la sensación de estar presente en un espacio y estar interactuando».

Los responsables del proyecto señalan que aunque ya existen sistemas de videoconferencia avanzada, la opción más efectiva para mantener reuniones sigue siendo la que conlleva la presencia física, aunque eso tenga unos costes económicos.

«En este sentido, Beaming -añade Slater- ofrece un sistema de reunión a distancia, que cuando esté más desarrollado ahorrará los costes y el tiempo de los viajes, basado en la realidad virtual que transforma las acciones, el estado físico y el estado emocional en un flujo de datos que se puede transmitir por Internet. (...) Para obtener la sensación de presencia física, de esa interacción con el entorno, es necesaria que aumente la colaboración entre los neurocientíficos y los tecnocientíficos», explica el investigador.

Beaming integra tecnologías ya existentes, como la visión por ordenador, la tecnología del tacto, la interfaz hombre-máquina de una manera hasta ahora no aplicada, así como los avances en neurociencia cognitiva, como el proceso por el que el cerebro representa nuestro propio cuerpo.

El proyecto prevé una adaptación en la que los «visitantes» puedan ser representados por robots físicos, que incluso sentirán si se les toca, algo que no ocurre con los avatares humanos.

El proyecto cuenta con el apoyo del Programa Marco de Investigación de la Comisión Europea y está coordinado por la empresa barcelonesa Starlab, una compañía que lidera un consorcio internacional de once firmas y grupos de investigación, entre los que están la UB.

Votación
4 votos