Ser calvo, una tendencia de moda


«Antes, ser calvo era un horror y un síntoma de vejez. Ahora es una tendencia de moda. todos los modelos incluyen en sus books imágenes con cabeza rapada, incluso afeitada», comenta el diseñador y estilista gallego Ángel Nimo, que acaba de presentar en Madrid su primera colección de moda. «El pelo rapado le queda bien a casi todo el mundo -explica-. Lo que sí resulta antiestético son los intentos de tapar la calvicie», el estilo Anasagasti.

La reinterpretación social de la calvicie no ha mermado los complejos: «Siempre hay gente que se preocupa constantemente por su pelo, también en el mundo de la moda, pero ser calvo no cierra puertas. En las mejores tiendas de Madrid, los dependientes suelen ser calvos o estar rapados. Está muy de moda. Aquellos flequillos con vida propia ya no se llevan», confirma Nimo, quien admite que «para los que tenemos poco pelo, es una tendencia que nos favorece».

Votación
1 votos