Una verdadera «ledicia»


Faltan dos semanas para que vuelvan a Rusia los niños afectados por la radiación de Chernóbil que están en Galicia de acogida temporal gracias al programa de la asociación Ledicia Cativa. Habiendo venido a finales de junio y encontrado un lugar desconocido entre gente desconocida que se expresa en un idioma diferente, ya hablan ahora un montón de español, tienen amigos españoles, nuevos hermanos y hermanas, se sienten en Galicia como en su casa y pueden considerarse hasta ciudadanos gallegos.

En los primeros días, yo, como monitora rusa de los niños, me sentí como en medio de un jaleo, me llamaban cada minuto, lloraban y pedían que los sacásemos de aquí. Y les entendía, ya que besar a un hombre extraño cuando te despiertas, darle un abrazo por la mañana, la mano en la calle y, al fin y al cabo, llamarle papá o mamá es muy difícil. Poquito a poco se acostumbraron y ahora supongo que les costará despedirse de sus familias españolas. En todo este tiempo hemos viajado en barcos de vela, estudiado la vida marina, participado en juegos típicos gallegos... Los niños tienen muchas y novedosas impresiones y emociones en su cerebro, su experiencia aquí ha sido un éxito.

¡Qué bueno es todo cuando sabes que hay alguien que piensa en ti, que puede cuidar de ti y darte mucho cariño y atención! Los niños rusos pueden sentirse felices. Por lo menos, un poco. Para ellos ha sido una verdadera ledicia .

Votación
8 votos