La limpieza láser evitará la ruina de una joya del Renacimiento gallego

La tecnología para salvar el friso de la catedral de Santiago ha sido desarrollada por científicos de Vigo


redacción/la voz. 30/07/2010 02:00 h

Es la joya escultórica del Renacimiento en Galicia, pero amenaza ruina. El antaño robusto granito del friso del claustro de la catedral de Santiago se desconcha inexorablemente para acabar convirtiéndose en arena. Su talón de Aquiles fue su presunta fortaleza: la cera fundida de abeja que se le aplicó en los años sesenta para protegerlo e impermeabilizarlo de la lluvia. Solo que el remedio fue peor que la enfermedad y su ahora avanzado deterioro tiene muy difícil solución. La única posible es la que acaba de ofrecer el grupo de investigación en nuevos materiales del departamento de Física Aplicada de la Universidade de Vigo: la limpieza de la cera mediante un láser con una longitud de onda adecuada, especialmente diseñado para tratar el granito sin degradarlo. La patente de este método ya sido solicitada en Estados Unidos.

El grupo, en colaboración con la empresa de restauración Tomos, probará el nuevo procedimiento amparado por el convenio aprobado ayer por la Dirección Xeral de Patrimonio de la Consellería de Cultura, que aportará 70.000 euros para realizar las pruebas durante un año.

«Las pruebas in situ de limpieza láser constituyen la culminación de seis años de investigaciones y suponen la demostración de que la investigación y la innovación en altas tecnologías es fundamental para resolver muchos problemas reales de nuestra vida cotidiana, también en Galicia», explica la coordinadora del grupo, Betty León Fong. La nueva técnica surgió a partir de una tesis de la investigadora Aldara Pan.

Si la limpieza láser funciona en un monumento real, tal y como se ha demostrado en pruebas previas, podría suponer no solo la salvación para el friso de la catedral, sino para otros monumentos de Galicia que fueron tratados con cera de abeja en los años sesenta. Es el caso de la fachada de San Martín Pinario, de las bases y columnas del pórtico de la Gloria, de la portada sur de la colegiata de A Coruña y las puertas norte y sur de la catedral de Ourense.

Monumentos afectados

«En los años sesenta se aplicó la cera de abeja porque se creía que era lo mejor, solo que no se sabía lo que se sabe ahora y lo que se ha hecho ha sido agudizar el problema», explica Rosa Benavides, de Tomos Restauración, la empresa que participa en el proyecto. Esta impermeabilización sella por completo la piedra, pero el granito absorbe humedad que con el calor se transforma en vapor de agua y arrastra las sales en disolución hacia el exterior. Como no tienen una salida cristalizan por debajo de la capa superficial de la piedra, con lo que esta aumenta de volumen y rompe hasta convertirse en arena.

«La limpieza láser es el único método que conocemos que limpia en profundidad sin dañar el granito, ni siquiera uno tan alterado como este», apunta Rosa Benavides.

?

Votación
6 votos