James Symington, con «Trakr» a sus pies, tras los atentados de Nueva York

Cinco cachorros idénticos al héroe canino del 11-S

Científicos coreanos clonan un perro que rescató a víctimas de los atentados


Cinco crías de pastor alemán retozan desde hace unos días en casa de James Symington. Los perritos, que en apariencia son iguales a cualquier cachorro juguetón, descienden de otro can, Trakr. Solo que no son sus hijos, son sus clones. Tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, Symington, un policía canadiense retirado que ahora vive en Los Ángeles, llevó a su perro hasta la Gran Manzana. Trakr era un magnífico rastreador y, según Symington, rescató a la última superviviente del World Trade Center.

Por eso, cuando hace unos meses supo que una empresa californiana organizaba un concurso para clonar a algún animal muy especial decidió proponer a Trakr. «Hay veces en que un perro no solo capta el corazón de los que le rodean, sino que desempeña un papel fundamental en la historia», comenzaba la carta que escribió el ex policía a la compañía BioArts, organizadora del concurso y dedicada a la clonación de mascotas.

Los responsables de la empresa eligieron al perro de Symington. Trakr no ha podido conocer a sus clones porque murió el pasado mes de abril a los 16 años. Al final de su vida, el perro no podía mover las patas traseras debido a una enfermedad neurológica degenerativa que, según algunos especialistas, pudo estar causada por respirar los gases tóxicos de la zona cero. Pero Trust, Valor, Solace, Prodigy y Déjà Vu (Confianza, Valor, Consuelo, Prodigio y Ya visto, que son las traducciones de los nombres de los clones) están aquí para emular a su antecesor. Los expertos se han apresurado a declarar que, aunque sean clones de Trakr, no tienen por qué haber heredado las características de este. A pesar de ello, Symington ha dicho de los cachorros que «son idénticos a Trakr hasta en el más mínimo detalle».

Los defensores de los animales han protestado porque, según ellos, «los informes sobre salud de los mamíferos clonados señalan una serie de anomalías anatómicas y fisiológicas». Pero la empresa BioArts ha conseguido con creces lo que se proponía con el concurso, darse publicidad. Y es que no le será fácil a esta empresa encontrar clientes, ya que su tarifa habitual por clonar una mascota está alrededor de los 150.000 dólares, más de 100.000 euros.

Votación
3 votos
Etiquetas
Terrorismo 11-S Ciencia World Trade Center