Una oenegé etíope aconseja a los padres documentarse sobre la origen de los niños adoptados

Zinash Bezabih, que visita Galicia para pronunciar varias conferencias esta semana, explicó que muchos hijos adoptados indagan más sobre sus orígenes cuando sean mayores.


La representante de la organización no gubernamental (ONG) etíope Ofpris, Zinash Bezabih, aconsejó hoy a los padres de niños y niñas adoptados en ese país africano que se documenten lo máximo posible sobre los orígenes, para facilitar en el futuro una información inestimable. «Hay problemas de crisis de identidad entre los niños adoptados, ya que a cierta edad comienzan a preguntarse de dónde vienen y dónde están sus familiares» biológicos, comentó Bezabih en una entrevista a Efe, y aconsejó a los padres adoptivos que no escatimen esfuerzos para obtener y ofrecer esa valiosa documentación.

«Se trata de un problema tanto para los niños como para sus familiares, por ello aconsejaría a quienes adoptan, que indaguen más sobre sus orígenes para poder ayudarles, tras cierto tiempo, a saber de dónde proceden», dijo la representante de la citada ONG.

Bezabih, que pronuncia varias conferencias esta semana en distintas ciudades gallegas, ha sido invitada a España por la asociación «Implicadas no desenvolvemento», cuya representante, Blanca Rodríguez, destacó que «no todos los niños que pueden ser adoptados son huérfanos».

En ese sentido, la representante de la ONG señaló que el Gobierno etíope «está intentando identificar a los niños adoptados que son huérfanos, pero se da la circunstancia de que algunos no lo son, y de ahí viene el problema». Añadió que «sin duda, la adopción es una buena idea porque va en el interés» de los niños y niñas el «recibir mejor educación, más salud y unas mejores condiciones de vida».

Sin embargo, señaló que la experiencia muestra que «muchos de esos niños regresan a Etiopía en busca de sus familiares y de sus orígenes, lo que supone un problema no sólo para ellos, sino también para quienes los adoptaron». En ese sentido, Bezabih invitó a los padres adoptivos a «pedir el máximo de detalles» sobre los niños y niñas, advirtió que «puede que al inicio no sea fácil y que no esté en sus manos lograrlo», pero insistió en que «deben persuadir a los intermediarios para que les faciliten toda la información posible para que les sirva cuando crezca y sea mayor».

Los hijos e hijas adoptivas «pueden regresar un día» a Etiopía y «compartir sus conocimientos y habilidades», dijo Bezabih, quien destacó que eso puede favorecer que ese país pueda avanzar en el desarrollo. Indicó que actualmente en algunos puntos de Estados Unidos los hijos adoptivos, como también los descendientes de la diáspora etíope, ya empiezan a recibir cursos de amárico, la lengua oficial de ese país africano.

«Es una buena idea tener conocimientos sobre su país, su origen, su lenguaje, porque eso permitirá, si alguna día desean regresar, poder compartir sus experiencias», comentó Bezabih, quien apostilló: «Apoyo ese tipo de iniciativas».

Votación
1 votos