La invasión sueva y el Camino de Santiago, la gran influencia


16/12/2008 02:00 h

Los gallegos, en general, presentan una elevada variedad genética resultado del aporte de una serie de pueblos que han pasado por su territorio, desde romanos a suevos, árabes, en menor medida, y de la propia mezcla propiciada por la emigración gallega a Latinoamérica y Europa.

Pero a la hora de trazar esta huella genética existen dos fenómenos históricos que han aportado una mayor pegada en la configuración de la genética galaica. Por un lado, la presencia de suevos, especialmente, y visigodos durante tres siglos, poblaciones germánicas que han dejado una profunda impronta. Y, por otro, el impacto del Camino de Santiago como ruta que conectó Galicia con otras poblaciones europeas. La afluencia de peregrinos procedentes de toda Europa contribuyó a la variedad genética y, al mismo tiempo, a la singularidad galaica. En general, la investigación de los científicos de Santiago y de Vigo sitúa a Galicia dentro del grupo formado por las «poblaciones europeas del Oeste». En estas poblaciones europeas también se ha detectado una cierta homogeneidad genética, mayor que la observada en otros continentes.

Diversidad

En otro estudio precedente, que también se lleva a cabo en la Facultad de Biología de Santiago, aunque en este caso dirigido por el catedrático José Luiz Blázquez Caeiro y en el que se han tomado muestras de 500 voluntarios, se había concluido que la población gallega es de las que mejor conservan la memoria biológica de los primeros ancestros europeos. Este trabajo también había destacado que la diversidad genética gallega es superior a la otros pueblos de España y de Europa.

Votación
21 votos