José M. Bello

El abandono de locales deteriora la imagen del casco histórico

El Concello recuerda que los propietarios son los responsables de mantener los inmuebles

la voz
santiago / la voz

Basta un paseo por el casco histórico compostelano para encontrarse con un buen número de locales comerciales cerrados convertidos en auténticos basureros. Ocurre en zonas Orfas o Fonte de Santo Antonio, pero también en vías principales como la rúa do Vilar. El antiguo Cine Yago, sin ir más lejos, hoy cerrado, es un buen ejemplo de un espacio emblemático en el que hace mella el abandono.

La zona de taquillas, directamente conectada con la calle es, en el mejor de los casos, una papelera gigante; en el peor, no es extraño ver personas o animales utilizando el resguardo que proporciona para cualquier otro tipo de actividad orgánica. La cartelería de todo tipo de espectáculos y servicios se acumula en los viejos paneles y, a menudo, se colocan los anuncios arrancando los anteriores

Las verjas metálicas en otros bajos carentes de actividad sirven para mantener a raya a los cacos, pero no a la porquería que se acumula en sus más variadas formas. Hay un buen ejemplo en Fonte de Santo Antonio, en el local que ocupaba una tienda de muebles. Mucho más peligroso es el estado de lo que un día fue Confecciones Garabal, en Orfas. Uno de los escaparates ha sido destrozado y los cristales están al alcance de cualquiera, sobre todo de los niños. Pintadas, tableros clavados con puntas... un desastre.

¿Y de quién es la obligación de mantener el decoro de estos espacios? No hay duda: del propietario. Lo recoge la normativa municipal y lo confirma la concejala de Casco Histórico, Olga Pedreira. La edila señala que el Concello abre expediente cuando se detectan infracciones, bien sea a raíz de la denuncia de un particular, bien de la propia policía urbanística. Es el caso del Cine Yago, que acumula un buen número de órdenes de ejecución por cuestiones susceptibles de peligro, tales como las cristaleras o los elementos ornamentales. El caso es que, mientras los dueños pagan o no pagan, el deterioro va en aumento. Las fotos que ilustran este reportaje se sacaron el día 14.

La limpieza de urbanizaciones, pasajes, patios interiores, galerías comerciales, zonas verdes, solares y terrenos de propiedad privada está regulada por el artículo 61 de la Ordenanza de Convivencia, Residuos e Limpeza Viaria del Concello de Santiago, aprobada en el pleno el año 2006. La normativa deja bien clara la obligación de los propietarios de mantener las debidas condiciones de limpieza, «Seguridade, salubridade e ornatio público» y advierte de la posibilidad de imponer sanciones al infractor.

El presidente de Compostela Monumental, José Manuel Bello, explica que el mal estado de muchos de los locales vacíos del casco histórico tiene que ver con problemas de herencias y repartos. «Hay bajos que están en manos de dos o tres personas ?dice? y resulta que esos dueños no quieren alquilar, sino vender. Y mientras no se venden, se van deteriorando».

Bello recuerda que también hay algún caso todavía más llamativo, como una antigua farmacia situada cerca del Toural que fue tapiada con ladrillos. El portavoz de los comerciantes señala, no obstante, que algo podría hacer el Concello para evitar que estos problemas fueran a más. Y utiliza un verbo concreto: dinamizar. «Nunha ha habido un organismo en el casco histórico que se dedique a crear riqueza en el propio casco histórico. Lo único que se hizo con el Plan E fue instalar en San Francisco unos bolardos que costaron 160.000 euros», denuncia. Y muestra su rechazo a que el casco monumental santiagués se quede fuera de otras campañas, como puede ser el Plan Urban. José Manuel Bello apuesta por una fórmula que permita, pasado un cierto tiempo, obligar a agilizar la venta o el alquiler de locales.

Votación
7 votos
Etiquetas
Santiago ciudad Comarca de Santiago Plan E