El PP denuncia que la falta de inspección de Malatesta puso en riesgo a los clientes

Manifiesta sus dudas de que Xan Duro haya cumplido el decreto de reducción del aforo del local a cien personas que él mismo emitió

.

santiago / la voz

El gobierno de Compostela Aberta incurrió en un «temerario desprecio hacia la seguridad e integridad de usuarios del Malatesta» al no inspeccionar durante un año el local abierto en San Lourenzo, denunció ayer el edil popular Alejandro Sánchez-Brunete. Esta falta de seguridad se unió al «quebranto del principio de igualdad ante la ley» dando un trato de favor al establecimiento.

El local comunicó al Ayuntamiento en octubre pasado el inicio de la actividad con un aforo de 497 personas, con lo que no se hacía necesario (al no superar la cifra de 500 personas) esperar a la licencia para empezar a funcionar. Se trata de presentar un proyecto firmado por un arquitecto y la administración verifica que esté bien hecho y controlar que la capacidad del local, sus dimensiones, evacuación, etcétera, se corresponden con el aforo de 497 personas.

«Pero se iniciaron las actividades y el Ayuntamiento no inspeccionó el local durante un año cuando hay quinientas personas y es una actividad nocturna y de riesgo», declara el concejal Alejandro Sánchez-Brunete. Previniendo una réplica del gobierno local de que la sala «se puso remolona» y no atendió los requerimientos de los titulares del Malatesta, el edil del PP subraya que el Ayuntamiento tiene instrumentos contra la resistencia o negativa de los hosteleros.

«Duarte miró para otro lado», es la conclusión taxativa de Sánchez-Brunete, quien justifica el trato a favor que representa esta situación por el hecho de que existe una disciplina urbanística rigurosa con las actividades hosteleras y aquellas que caigan dentro del ámbito urbanístico.

En diciembre Xan Duro asumió las competencias de Jorge Duarte en Espazos Cidadáns y un inspector le trasladó un informe en el que se le dice que no se ha realizado la inspección, y que mientras no se efectúe ese trámite solo se le puede conceder un aforo de cien personas al Malatesta. Sánchez-Brunete indica que aún sin ver la sala, y solo con el proyecto, no puede haber más de 250 personas en el local.

Dudas

Xan Duro rebajó mediante decreto el aforo a cien personas. Sin embargo, el edil popular expresa sus «dudas» sobre el proceder de Duro: «Firmó el decreto, pero tiene que asegurarse de que se cumple y ahí tenemos serias dudas. Si no se constata el cumplimiento, de poco vale rebajar el aforo a cien personas».

En todo caso, le dirigió varias preguntas a Xan Duro: ¿Comunicó a la policía la medida? ¿Realizó la policía algún control? ¿Hubo alguna inspección urbanística para comprobar si se aplica el aforo de cien personas?

Tras manifestar que Duarte se negaba a firmar expedientes y los metía en un cajón, Sánchez-Brunete dice que Duro los firma pero no sabe si los mete firmados en un cajón. «Sería un incumplimiento más taimado», dice. En todo caso, «sería grave descubrir que Duro no comunicó a la policía la reducción de la capacidad de la sala conociendo el riesgo y la urgencia que supone.

Votación
3 votos
Comentarios