Vecinos de tres aldeas de Rois criarán porco celta en su monte

Participan en un estudio nacional de ganadería sostenible

El presidente de los comuneros y los investigadores, en la zona de monte del ensayo.
El presidente de los comuneros y los investigadores, en la zona de monte del ensayo.

rois / la voz

La Comunidad de Montes de las aldeas de Contimunde, A Cubela y Rois, en el concello de este último nombre, participa en un proyecto nacional para estudiar el aprovechamiento sostenible de la cría de porco celta (variedad gallega del cerdo celta común) en bosques caducifolios, castañales, robledales y hayedos. Para ello, la comunidad cede 4, 5 hectáreas de su monte para la cría de esta raza de cerdo, en un estudio a tres años vista por parte del Centro de Investigación Forestal (CIF) de Lourizán y en el que también colabora la Asociación de Criadores de Ganado Porcino Celta (Asoporcel).

El ensayo está en la fase inicial, de modo que el equipo investigador, encabezado por Francisco Javier Silva-Pando, está con la delimitación de las seis parcelas en las que se dividirá la zona de monte de interés y en las que, tras levantar un cierre, se criarán los porcos celtas que, además de aprovechar los recursos naturales como la bellota, recibirá un suplemento de alimento que el proyecto facilitará a los comuneros. Estos, por su parte, deberán comprar los 25 cerdos del ensayo, de los que se quedarán con 24.

Según explica el investigador del Centro de Lourizán, se trata de ver qué carga de animal soporta el monte por hectárea, de cara a establecer un modelo de ganadería sostenible. Para ello, el proyecto estudiará variables como el arbolado (en este monte de Rois se trata de un robledal), vegetación, suelo y la respuesta del animal a las mismas para determinar el número a criar por hectárea. En Galicia ya existe algún caso más de monte en esta situación, pero en la comarca del Sar se trata de una iniciativa pionera.

El ensayo se centra en una extensión de 4,5 hectáreas pero, según explica Francisco Javier Silva-Pando, el modelo podría ser extensible a todo el monte o incluso a otros. Los animales que se soltarán en la zona tendrán unos cuatro meses y un peso de entre 40 y 60 kilogramos. El proyecto está más centrado en el medio, pero también interesa la evolución de la cría de porco celta.

El presidente de la Comunidad de Montes de Contimunde, A Cubela y Rois, José Manuel Tubío, explica que lo que se pretendía, en principio, era «ter o monte limpo», algo que para la entidad es inviable en algunas zonas con pino y eucalipto. Además, la entidad busca volver a los usos antiguos del monte, cuando en los mismos había animales.

Los comuneros visitaron una granja de ganado porcino en Nebra, en Porto do Son, donde les hablaron del estudio del Centro de Investigación Forestal. Tras consultar a los vecinos, Rois accedió a participar en el ensayo, en el que están otros tres equipos investigadores de España.

Votación
2 votos
Comentarios