El Primero de Mayo movilizó a 5.000 personas en Santiago

UGT y CC.OO. piden un pacto por el empleo y la CIG otra huelga general

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Unas cinco mil voces clamaron en Santiago contra el fin de la austeridad y en favor de la creación de empleo. Pero no lo hicieron unidas, debido a que un año más el Primero de Mayo se celebró sin unidad sindical, ya que de un lado marcharon UGT y CC.OO. y del otro la CIG.

Las dos manifestaciones reunieron a un número muy similar de participantes. Los primeros en salir fueron UGT y CC.OO., que partieron a las 12 del mediodía de la Alameda de Santiago y recorrieron calles del Ensanche y de la zona vieja hasta terminar en la plaza de Praterías.

El destino final fue el principal punto en común de ambas concentraciones, ya que la manifestación convocada por el sindicato nacionalista CIG también terminó en Praterías, aunque había partido a las 12.30 horas de la plaza Roxa.

También fue común en ambas manifestaciones la crítica constante a la política económica del Gobierno y en la exigencia al presidente Mariano Rajoy de una rectificación que deje atrás los recortes, la austeridad y la subordinación política a Alemania para defender el Estado del Bienestar y apostar por la creación de empleo.

No obstante, mientras en la concentración convocada por UGT y CC.OO., sus líderes ponían el énfasis en lograr un pacto en todo el Estado en favor del empleo y en el que se implique tanto el PP como los partidos políticos de la oposición, los participantes en la movilización de la Confederación Intersindical Galega centraban sus proclamas en demandar la convocatoria de una nueva huelga general.

Es precisamente este punto en el que la CIG ha justificado su decisión de no convocar una manifestación conjunta con el resto de sindicatos, ya que consideran que no es tiempo de pactos ni diálogos con el Gobierno, sino de incrementar la confrontación social.

Los estafados por las participaciones preferentes también se dejaron sentir en la jornada reivindicativa en Santiago. Un nutrido grupo de afectados marchó junto a los manifestantes de la CIG portando una pancarta en la que se podía leer: «O PP rouba ao pobo e rescata á banca. Os galegos non imos consentilo» y exigían la devolución de todo su dinero.