Muere una niña al caerse en un centro comercial de Santiago

Se precipitó tras encaramarse al pasamanos de una escalera mecánica

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Planta superior del centro comercial donde murió la niña Sandra Alonso
Planta superior del centro comercial donde murió la niña Sandra Alonso

Una niña de 11 años de edad, Laura Jiménez, perdió ayer la vida en el recién inaugurado centro comercial As Cancelas, en Santiago, al caer al vacío en una de las zonas de las escaleras mecánicas. Al parecer, la pequeña estaba jugando con un primo suyo en la última planta del recinto mientras sus padres y otros familiares se tomaban algo en la zona de hostelería, situada en ese nivel, el más elevado.

Todo apunta, según varios testigos, a que la niña podría estar jugando a encaramarse en el pasamanos de las escaleras mecánicas, perdió el equilibrio y se precipitó desde unos diez metros de altura. Otras versiones indicaron que la caída se produjo desde la planta intermedia, en este caso desde unos cinco metros. El visionado de las grabaciones de las cámaras de seguridad aclarará hoy todas las circunstancias del accidente, según fuentes del centro, que eludieron informar sobre el siniestro. El centro comercial tiene tres plantas.

El suceso ocurrió en torno a las once de la noche y la muerte de la niña se produjo pocos minutos después de la caída, en el mismo lugar de los hechos y pese a los intentos de reanimación de primeros auxilios que se le practicaron.

Al centro comercial se desplazaron numerosos efectivos de la Policía Nacional y Local, que no solo acordonó la zona sino que desalojaron todo el centro comercial. En esos momentos, la mayor actividad estaba en la última planta, la que concentra los establecimientos de hostelería y los cines.

Las escenas de dolor fueron continuas, a medida que se acercaban al recinto comercial familiares de la pequeña, de etnia gitana, familiares que abandonaron el complejo comercial en torno a la una de la madrugada, justo después de que se ordenara el levantamiento del cadáver.

La pequeña, de once años, estaba jugando mientras sus padres cenaban.

Más información Selección realizada automáticamente

 

Comentarios