Municipal

La oposición ve «raquíticos» los presupuestos de la Xunta

Socialistas y nacionalistas cuestionan el peso político del ejecutivo local en su partido

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Imagen virtual del proyecto del centro de salud que se construirá en Entrerríos, en la zona de Galeras.
Imagen virtual del proyecto del centro de salud que se construirá en Entrerríos, en la zona de Galeras.

Santiago adquiere mayor o menor peso en el reparto de los presupuestos de la Xunta según los valore gobierno u oposición. Y es que en esa materia nunca encuentran un término intermedio. Las posiciones son más que encontradas y donde unos ven una línea continuista en el olvido de la capital, otros hablan de un fuerte compromiso de la Administración autonómica con Compostela teniendo en cuenta el contexto actual.

Socialistas y nacionalistas no ahorran en adjetivos y si los primeros hablan de un presupuesto «raquítico» para la ciudad, los segundos no dudan en tacharlos de «ínfimos». En cualquier caso, ambos ven detrás de la asignación a la capital una línea continuista con los presupuestos anteriores del Gobierno de Feijoo e incluso con los del Estado para el 2013. Francisco Reyes (PSOE) y Rubén Cela (BNG) coinciden en que la ciudad pierde. Y sacan una conclusión, que el ejecutivo local carece de peso dentro de su propio partido y que Ángel Currás no tiene liderazgo.

«Dende logo, isto evidencia un goberno débil, sen capacidade de tirar pola cidade», afirma el nuevo portavoz socialista, para quien la fuerte reducción en inversiones no permitirá desarrollar un programa de infraestructuras necesario y que contribuya a tirar de la economía y a ayudar a salir de la crisis en una ciudad que ya supera los 9.000 desempleados. Al margen de la supuesta confirmación de la construcción del centro de salud de Galeras, el socialista dice que estas cuentas evidencian que hay infraestructuras importantes que «irán quedando no baúl dos recordos», como el plan director del CHUS, el centro de salud de Conxo, la ampliación del conservatorio y el metro ligero, mientras que otras actuaciones que sí aparecen en el presupuesto difícilmente se concretarán en el 2013 por la limitada entidad de sus cuantías. Es el caso de la nueva Escola de Idiomas y la variante de Aradas, precisa Reyes, quien observa que la crisis «non é escusa» para el trato a Santiago, porque entre los planes directores hospitalarios solo desaparece el del CHUS.

El Consorcio preocupa

La preocupación del BNG se manifiesta en el mismo sentido, tanto respecto a los compromisos que quedan fuera -en este caso añade también a la lista socialista los accesos a la Cidade da Cultura- como en aquellos en que hablan de asignación testimonial. «O nivel de incumprimento é alto», dice Cela. Pero si le preocupa que los presupuestos «sexan malos no papel» no le inquieta menos la previsión de que «sexan peor na execución».

Los nacionalistas hablan de unas cuentas «tremendamente negativas» para la ciudad por la pérdida de nivel inversor, pero también porque las políticas económicas anuncian, dicen, «máis paro e máis desaceleración». Y no ocultan, como tampoco hace el PSOE, su inquietud por las limitaciones inversoras que este presupuesto y el del Estado marcan para el Consorcio. Según Cela, la Xunta no cumple con lo comprometido para resarcir a ese organismo del aplazamiento del pago de su aportación hace dos años.