Apuñalan a un toxicómano tras una pelea en la Algalia de Arriba

Los comerciantes de la zona de Cervantes reclaman más policía para poner fin a los continuos incidentes

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.
Una patrulla de la Policía Nacional buscaba ayer al autor del apuñalamiento en Cervantes. á. ballesteros

Un reguero de gotas de sangre y un pequeño charco es todo el rastro que quedó ayer por la tarde del apuñalamiento de un toxicómano en la Algalia de Arriba. La agresión fue consecuencia de una pelea y la víctima solo sufrió una herida en un hombro, pero mucho mayor es el sentimiento general de indignación que ha provocado entre los comerciantes de la zona de Cervantes. «Todas las semanas hay lío. Un día uno le pisa la cabeza a otro o andan a paraguazos, otro vuelan las litronas y cuando viene la policía hacen como si no pasase nada, pero ya está bien», se queja el trabajador de un establecimiento hostelero.

El conflicto es, explica el dueño de otro local comercial, «uno de tantos que ocurren día sí y día también» entre el numeroso grupo de toxicómanos que suelen darse cita en la plaza de Cervantes y sus alrededores. «Siempre andan a voces y discutiendo y esta vez pues la cosa ha ido a más», añade. Afortunadamente, el agredido no sufrió una herida grave. Estaba consciente y estuvo esperando sentado en un portal de la rúa do Preguntoiro a que llegase la ambulancia que le trasladó al hospital. «Moito non debeu ser, porque braceaba e ía queixándoselle a un amigo mentres que baixaba pola rúa», relataba un tendero de la zona.

Entre los vecinos y comerciantes el incidente ha colmado un vaso que ya estaba lleno a rebosar. «Llevo aquí ya varios años y nunca había visto lo que este año. Hay muchísimas peleas, discusiones y andan a la gresca a diario sin que nadie les diga nada. El año pasado y el anterior había mucha más policía en la zona y no pasaba nada, pero este es horrible», asegura la empleada de otro establecimiento de la plaza que, como casi todos, considera que la policía tiene que tomar cartas en el asunto y evitar que se produzcan más incidentes «antes de que un día pase algo peor», añade.

Una patrulla de la Policía Nacional sí estuvo ayer en el entorno de la plaza de Cervantes. Recabaron testimonios de los testigos para determinar lo sucedido para conseguir identificar y detener al autor del apuñalamiento.