problemas de seguridad

Medio Rural no garantiza su apoyo para mantener los Grumir

La ayuda del departamento autonómico es de 25.000 euros por brigada.

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La situación económica de los concellos podría verse más asfixiada si cabe este año ante la posibilidad abierta de que tengan que incorporar a los gastos de personal, de por sí elevados, una parte de los correspondientes a los efectivos que integran los Grupos Municipales de Intervención Rápida (Grumir). Al debate que en los últimos años ha suscitado la continuidad de esas brigadas para la atención de emergencias, se suma ahora la incertidumbre sobre su financiación toda vez que la Consellería do Medio Rural no garantiza la ayuda que le corresponde para contribuir al mantenimiento del grupo estable -integrado por tres capataces- de los Grumir.

La Federación Galega de Municipios y Provincias (Fegamp) ha comunicado a los concellos la disponibilidad de la Consellería de Presidencia para renovar el convenio que posibilite el mantenimiento de los grupos de intervención, a la par que ha notificado que Medio Rural «non garante os 25.000 euros por concello para o 2011, nin previsiblemente para o 2012», tal y como puede leerse en el escrito. La Fegamp reunirá este mes al grupo de trabajo de emergencias en aras a buscar una solución a un problema que, de entrada, ha sembrado ya dudas sobre la continuidad de uno de los Grumir que operan en la zona como es el de Ordes. El alcalde, Manuel Regos, admitió que a los quince efectivos que integran la brigada se les notificó, recientemente, la rescisión de sus contratos al no estar garantizadas las ayudas de la Xunta.

En Arzúa, otros quince efectivos forman el Grumir, aunque, de momento, el gobierno local no ha prescindido del servicio. El alcalde, José Luis García (BNG), confía en que la solución que, este mes, adopte la Fegamp garantice su continuidad.

La falta de garantías que reconoce Medio Rural para mantener su apoyo a los grupos de intervención puede provocar un problema de seguridad pública en numerosos concellos. Uno de los casos más especiales es el del grupo brionés, que desarrolla buena parte de su actividad en el vecino municipio de Ames. Este concello, con casi treinta mil habitantes, no tiene servicio de bomberos ni tampoco de emergencias, por lo que recurre al Grumir de Brión. En otros municipios como Santa Comba y Ordes estos grupos combinan su trabajo con el que prestan los bomberos de sus parques comarcales, una situación que no se da en el área metropolitana, que también dispone de Grumir en Boqueixón, un grupo que, al igual que el de Brión, opera en toda la comarca.

41DR-12edi.santiago
Saber más...