Las modistas emergentes fueron protagonistas de la Fashion Week

Mónica Guillán y María Viqueira ganaron los concursos de los jóvenes


santiago / la voz

Que la moda muere joven no es más que una frase, más o menos cuestionable, pero que la moda sin la savia de los jóvenes no tiene futuro es una realidad innegable. Conscientes de ello, los organizadores de la Galicia Fashion Week (GFW) han optado por crear un espacio propio dirigido a los diseñadores emergentes y a alumnos de la escuela de diseño, en una clara apuesta por el futuro y los nuevos talentos de la moda gallega.

La jornada de ayer de la GFW, en el Hostal, estuvo dedicada a estos diseñadores gallegos emergentes, dándose cita un total de 22 creadoras, 14 en la Zona E (plataforma de lanzamiento de diseñadores emergentes, con 4 estilismos) y 8 en la Zona Zero (dirigida a alumnos de escuelas de diseño y creadores autodidactas, con un estilismo), cada una de ellas dotada con un premio. En la Zona E, el premio, consistente en un estand en el Espacio Ego de la Semana Internacional de la Moda de Madrid, fue para Mónica Guillán, formada en la Escola Mestre Mateo, mientras que el de la Zona Zero (una sesión fotográfica con modelo profesional) se lo llevó María Viqueira, formada en la Escuela Goymar de A Coruña.

El sentimiento más generalizado entre las jóvenes diseñadoras emergentes en la GFW es que el mundo de la moda en Galicia es muy cerrado. La ganadora de la Zona E, Mónica Guillán, ve el actual momento de la moda en Galicia «estancado, con un mercado muy cerrado, en el que hay buscarse mucho la vida porque no es fácil entrar en ese mundo». María Cabezas, de Vigo, otra emergente que se presenta a todos los concursos, considera que «es muy difícil abrirse camino».

Votación
1 votos