Lujo occidental


La nueva terminal de Lavacolla es un lujo, pero la vieja -más bien usada, porque vieja no está- también lo es si se reorienta bien. Otro lujo en estos tiempos es tener una ciudad deportiva en desuso sobre terrenos públicos cuando Santiago aún estrena hoy mismo sus primeras pistas municipales de pádel. El gobierno local tiene aquí dos buenos huesos para hincar el diente político.

Votación
3 votos
Tags