La nueva terminal arrancó con 54 vuelos y unos siete mil pasajeros

La falta de señalización fue la incidencia más destacada en una jornada de normalidad


santiago / la voz

La nueva terminal de Lavacolla comenzó a operar ayer y lo hizo, tal y como destacó el director del aeropuerto, Luis Rey, «con total normalidad». Claro que pese a las pruebas realizadas con figurantes, a las jornadas de familiarización y a las de formación, es imposible que todo salga a la perfección en el día de la inauguración real -la oficial fue el 17 de septiembre-.

Y aunque casi salió, problemas con alguna barrera del párking, con el funcionamiento de los ascensores, con la señalización de acceso en una de las rotondas, o con alguno de los cajeros del aparcamiento, salpicaron de anécdotas una jornada en la que pasaron por el aeropuerto entre 6.500 y 7.500 usuarios y se operaron 54 vuelos de llegada y salida.

La puntualidad fue la tónica en los primeros momentos. Antes de las siete, como estaba previsto, salía el primer avión de Lavacolla con destino a Madrid. Lo hacía con el arzobispo Julián Barrio a bordo, a quien le tocó ser cacheado por el personal del aeropuerto tras pasar uno de los controles, pero que se mostró encantado con la nueva terminal, «me alegra que podamos tener aquí una terminal digna de lo que es y de lo que significa Santiago», apuntó.

Que impere la lógica

Algo más allá fue el exrector de la USC, Darío Villanueva, quien también embarcó en el primer vuelo a Madrid, y al ser cuestionado por la viabilidad de los tres aeropuertos gallegos, aseguró que «es algo que compete a las autoridades, pero hay una cierta lógica en las cosas, y espero que sea la que predomine». Uno de los últimos 119 pasajeros que entró en el avión fue el ministro de Fomento, José Blanco, quien agradeció a todo el personal del aeropuerto el trabajo de los días previos para hacer posible la inauguración.

A mediodía, cuando ya habían pasado por el aeropuerto unos 1.700 pasajeros en seis llegadas y siete salidas, el director del mismo, Luis Rey, y el director de transición de Aena, Ángel Gallego, realizaron una valoración de la jornada. Ambos destacaron la normalidad del primer día y mostraron el agradecimiento a todo el personal que trabajó con entusiasmo y dedicación en las últimas horas. Para que todo funcione correctamente, el aeropuerto compostelano ha reforzado el personal de información, de operaciones, mantenimiento y seguridad.

Más información en la página 6 de la sección Galicia.

Votación
4 votos
Etiquetas
AENA José Blanco Aeropuertos Santiago ciudad Aeropuerto de Lavacolla USC Comarca de Santiago Julián Barrio Darío Villanueva