Aena cierra esta noche el viejo Lavacolla sin aclarar su futuro

El aeropuerto estrena terminal alcanzando los 2 millones de viajeros anuales


santiago / la voz

Por tercera vez en su historia, Lavacolla rebasa la barrera psicológica de los dos millones de viajeros anuales. Pero, a diferencia de las anteriores, en esta ocasión lo consigue no en puertas del invierno, como había ocurrido en el 2007 (21 de diciembre), ni con el otoño en las últimas, al igual que en el 2010 (30 de noviembre), sino ya a mediados de octubre. Lo hará, proyectando estadísticas difundidas anteayer por la Administración central, en algún momento entre esta mañana y la tarde del viernes, si bien Aena Aeropuertos eludió ayer confirmarlo oficialmente. Dicho de otro modo, da el salto coincidiendo en el tiempo con el cambio de terminal, programado para la madrugada de hoy a mañana.

El primer vuelo en salir de las nuevas instalaciones, un avión de Iberia, despegará rumbo a Madrid a las 6.55 horas del jueves, de acuerdo con el registro de operaciones previstas. Mientras que el último en llegar a las viejas, procedente de Barajas y también fletado por la antigua compañía de bandera, aterrizará hacia las 23.55 de hoy. El desembarco de los pasajeros de ese IB564, por tanto, marcará el cierre del actual aeropuerto.

Levantado en 1969 y posteriormente ampliado en varias ocasiones, Aena le echará el candado sin haber concretado todavía a qué va a dedicar el recinto en adelante. Así lo admite su propio presidente, Juan Ignacio Lema, quien, consultado al respecto, se limita a contestar: «Mantenemos conversaciones con distintos representantes económicos, sociales y políticos para buscar una solución y estoy convencido de que la encontraremos». Centro de negocios, un enorme outlet, palacio de congresos, espacio ferial, complejo gastronómico, hotel, base low cost... Ninguna de las ideas sugeridas hasta la fecha ha calado.

Votación
35 votos